Tromso, capital del norte de Noruega, es una cosmopolita ciudad situada dentro de un gran fiordo en la isla de Tromsoya, a 350 km por encima del Círculo Polar Ártico. También es conocida como la puerta del ártico, ya que es la última gran ciudad que podrás encontrar antes de Cabo Norte.


Tromso

La mejor panorámica paisajística que puedes obtener para disfrutar de la ciudad, es desde el mirador del Monte Storsteinen, al cual puedes acceder por funicular.

Subida en funicular

El día que subimos, estaba muy nublado y no se podía apreciar el paisaje en toda su plenitud. De hecho, bromeamos sobre la idea de un “fotógrafo de guardia” contratado por los catálogos publicitarios. Ya que en todas las imágenes, siempre podemos ver días muy soleados. Tristemente, en nuestro caso, durante las dos semanas que duró nuestro recorrido, solo en uno de ellos nos acompañó el sol.

Aún así, entre la niebla, la ciudad no pierde su encanto y puedes dislumbrar un paisaje de postal.

Vista desde mirador

La isla, tiene la peculiaridad de unirse al continente por un puente y un largo túnel.

Puente entre isla y continente

Otro rincón destacado de Tromso es la conocida Catedral Ártica. Aunque no es en realidad la Catedral de la ciudad, si no una iglesia parroquial. Su peculiar construcción te sorprenderá.

Catedral Nórdica

La verdadera Catedral, es la Iglesia de Nuestra Señora de Tromso. Una singular constucción de madera.

Catedral de Tromso

No puedes irte de la ciudad sin visitar alguno de sus impresionantes museos. Nosotros fuimos al Museo Universitario de Tromso.

Museo Universitario

En su interior podrás descubrir exposiciones muy interesantes relacionadas con la investigación de la propia universidad, el arte, la historia y la ciencia de esta región de Noruega.

Medio de transporte Sami

También todo lo relacionado con la vida Sami, pobladores indígenas que habitaban en esta área y sus peculiares viviendas-cabañas.

Cabaña

Al salir del museo puedes ver estas cabañas, con una familia “viviendo” en su interior. Una experiencia muy interesante.

Vivienda Sami

Tromso, al estar sobre el Círculo Polar, es una ciudad perfecta para observar el sol del medianoche, fenómeno que ya hemos descrito. Pero  también lo es, para ir en busca del tan admirado espectáculo de las auroras boreales.

Aurora Boreal

Las mejores fechas para contemplarlo es desde finales de septiembre hasta finales de marzo, ya que hay muchas horas de oscuridad.
Nuestro guía, nos comentó que no siempre puedes dislumbrarlas, ya que tienes que coincidir con cielos muy despejados. De ahí, quizás la expresión muy utilizada de “ir a la caza de la aurora boreal”. Pero debe ser tan mágico el momento que sin duda, alguna vez volveremos en busca de esta especial y mágica “cazería”.

Aurora Boreal

Para finalizar este día, tras una animada cena en nuestro barco, subimos a cubierta para acabar la velada contemplando nuestro ocaso o atardecer eterno de medianoche. ¡Es tan mágico poder disfrutar de los colores de una puesta de sol a cualquier hora de la noche!

Un momento sin duda muy especial y romántico.

Imagen tomada a las 2:00h. de la madrugada

El sueño, es la aurora boreal del pensamiento.Ignacio Manuel Altamirano

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.