Cap Rocat

Cosas imposibles pido
pues volver el tiempo a ser
después que una vez ha sido,
no hay en la tierra poder
que a tanto se haya extendido.
Corre el tiempo, vuela y va
ligero, y no volverá,
y erraría el que pidiese, o que el tiempo ya se fuese,
o viniese el tiempo ya…Miguel de Cervantes | El Quijote

Sabia melodía de fonemas del S. XVII para crear un baile de palabras, de versos, que a pesar del polvo que pueden acumular desde su creación permanecerán siempre de reluciente realidad y que utilizamos para ensalzar este baile al pasado que nos regala el Hotel Cap Rocat, gracias a la recuperación y rehabilitación de una antigua fortaleza, ubicada en Palma de Mallorca, datada de finales del S.XIX e inicios del S. XX (En 1920 finalizó su obra, cumpliendo funciones de campamento de reclutas en 1954).

Imagen premios.hispanianostra.org

El responsable de esta hazaña, el arquitecto  Antonio Obrador ha rescatado del enorme deterioro, del vandalismo y del olvido esta singular fortificación, situada en el Cabo de Enderrocat, Cala Blava, dándole vida como hotel de lujo. Un reducto que no se parece a ningún otro, tanto por su historia como por su arquitectura.

Imagen caprocat.com

Su filosofía: “la convivencia de lo moderno y contemporáneo, lo clásico y antiguo” y su buen hacer, le ha llevado a recibir el premio de la Unión Europea de Patrimonio Cultural “Europa Nostra” en un acto presidido en Burgos por la Reina Sofia en Enero del presente año (2018). Estos premios son los más prestigiosos en el campo del Patrimonio.

Que la melodía de esta danza en el tiempo acaricie tus sentidos, descubriendo las distintas posibilidades que ofrece:

El Hotel

No hay mejores palabras que definan el estilo del alojamiento que las que concedió el propio arquitecto: “La arquitectura es tan potente que todo lo que excede sobra… En todas las estancias se respira la arquitectura del lugar, la paz, la luz tamizada. Porque cada una de ellas es una sorpresa…”.

«Se han querido incorporar elementos mallorquines como camas y telas (flamules) de un reconocido valor histórico y decorativo, pero sin abusar, porque creo en la sutileza y no en el abuso de las materias»Antonio Obrador

Imagen caprocat.com

Estancias de lujo con terrazas privadas sustituyen a los antiguos puestos de vigilancia secretos de la fortaleza, manteniendo las paredes de roca de antaño que arropan, protegen y dan calidez.

Imagen caprocat.com

El agua, protagonista. Los intensos colores del Mediterráneo como telón de fondo embellecen la imagen, el suave sonido de las olas te conducirá a la relajación máxima y el exclusivo baño en las piscinas privadas enfriarán el “estado febril” en el que pudiera caer tu cuerpo ante tanta perfección.

Imagen caprocat.com

El precio, puede rondar desde los 600 hasta los 1300 euros aproximadamente, por noche. Pudiendo ser la tarifa superior o inferior en función de la fecha y dependencia elegida. Si se te va de las manos el presupuesto, pero sientes curiosidad por conocer este lugar, puedes vivir una experiencia gastronómica especialmente romántica.

Restaurante

El Restaurante La Fortaleza goza de unas vistas privilegiadas a la Bahía de Palma. Desde su terraza es interesante el juego cromático del horizonte cuando el atardecer cae sobre la Bahía. Los cálidos colores del atardecer cuando llegan a su ocaso son avivados por el alumbrado de la ciudad que queda a lo lejos, espaciada por el ya oscuro Mediterráneo.

Bahía de Palma iluminada al fondo

En el restaurante, la noche se ilumina con la elegancia, el misticismo y el romanticismo que solo el fuego es capaz de aportar. Antorchas que te transportan a tiempos pasados en un presente difícil de olvidar.

Iluminación antorchas

El momento de la cena no deja de ser menos especial. El chef Victor García, con el reconocimiento de varios premios en su haber, pone a tu alcance la elección de dos menús degustación: “Un paseo por Mallorca” y “El producto”. Sabores que conquistan al paladar más exigente en el transcurso de una deliciosa y cuidada presentación.

Restaurante La Fortaleza

Un lugar en el que “…erraría si pidiese que el tiempo ya se fuese”.

Andreu Genestra

En medio de una campiña del municipio de Capdepera, en dirección a Cala Mesquida, rodeado de pinos, encinas y olivos, emerge suntuoso el restaurante Andreu Genestra.

Detalle del patio

La belleza y el buen gusto por la edificación rustica se entremezclan en un paraje maravilloso a contemplar tanto en horas de sol como a la penumbra de la luna en compañía de un espectacular cielo estrellado.

Croqueta de ensaimada y cochinillo

Nos encontramos en un entorno totalmente rústico, sin edificaciones alrededor, sólo el restaurante y a unos pocos metros el hotel Predi. Esta situación, junto con los diversos rinconcitos de mesas, tan bien cuidados en detalles y decoración, es primordial para crear un ambiente tan romántico y encantador que hacen que la velada sea maravillosa, sin apenas haber probado bocado.

Cangrejo Rey y jugo de caldereta

El servicio recibido es sin lugar a dudas sensacional, no puedes eperar menos de un lugar así. Atención muy educada y atenta, ten por seguro que no te falta de nada, y siempre con una sonrisa en la cara, están pendientes de todo lo que conlleva la velada y el servicio en la mesa. Te sientes atendido a cada segundo pero con la peculiaridad, y no menos agradable, de no sentirte agobiado por tan alta atención.

Tartar de navaja y mojo de plátano asado

Hablar de las creaciones gastronómicas de Andreu Genestra es hablar de la fusión entre la experiencia y la genialidad de varios maestros de la cocina, como Marc Fosh, Jean Louis Neichel, Juan Mari Arzak o Ferrán Adriá, de los que tras años de estudio y trabajo junto a ellos, se ha empapado de lo mejor de cada uno para plasmar su ingenio en tan sensacionales platos.

Preparando el Rape

Los productos son de una calidad de muy alto nivel. Un detalle muy a tener en cuenta y que eleva el nivel sobre sus platos son los huertos particulares del restaurante, donde se cultivan las hortalizas, verduras y en especial la oliva con la que realizan su propio aceite. Es con tan magnífica materia prima, con la que el joven chef prepara, acompaña y condimenta sus creaciones.

Rape en papillote de hoja de vid

Con estas condiciones de productos de primera, un servicio magnífico y una calidad excepcional lo de menos es el precio, pero en este caso, no estamos hablando de un restaurante donde el precio no concuerda con lo ofrecido, es más, a mi parecer nos encontramos con un precio muy ajustado y competitivo para un restaurante calificado con una estrella Michelín y un sol por la guía Repsol.

Vainilla, chocolate blanco y frambuesa

En definitiva, un magnífico restaurante donde disfrutar de una magnífica velada y dejarse llevar por las diversas y magníficas creaciones del Chef. Yo aconsejaría en los meses de primavera o verano, como fue mi caso, para disfrutar cenando en las distintas zonas del patio o jardín.

Chef Andreu Genestra – foto: ©www.andreugenestra.com