Cap Rocat

Cosas imposibles pido
pues volver el tiempo a ser
después que una vez ha sido,
no hay en la tierra poder
que a tanto se haya extendido.
Corre el tiempo, vuela y va
ligero, y no volverá,
y erraría el que pidiese, o que el tiempo ya se fuese,
o viniese el tiempo ya…Miguel de Cervantes | El Quijote

Sabia melodía de fonemas del S. XVII para crear un baile de palabras, de versos, que a pesar del polvo que pueden acumular desde su creación permanecerán siempre de reluciente realidad y que utilizamos para ensalzar este baile al pasado que nos regala el Hotel Cap Rocat, gracias a la recuperación y rehabilitación de una antigua fortaleza, ubicada en Palma de Mallorca, datada de finales del S.XIX e inicios del S. XX (En 1920 finalizó su obra, cumpliendo funciones de campamento de reclutas en 1954).

Imagen premios.hispanianostra.org

El responsable de esta hazaña, el arquitecto  Antonio Obrador ha rescatado del enorme deterioro, del vandalismo y del olvido esta singular fortificación, situada en el Cabo de Enderrocat, Cala Blava, dándole vida como hotel de lujo. Un reducto que no se parece a ningún otro, tanto por su historia como por su arquitectura.

Imagen caprocat.com

Su filosofía: “la convivencia de lo moderno y contemporáneo, lo clásico y antiguo” y su buen hacer, le ha llevado a recibir el premio de la Unión Europea de Patrimonio Cultural “Europa Nostra” en un acto presidido en Burgos por la Reina Sofia en Enero del presente año (2018). Estos premios son los más prestigiosos en el campo del Patrimonio.

Que la melodía de esta danza en el tiempo acaricie tus sentidos, descubriendo las distintas posibilidades que ofrece:

El Hotel

No hay mejores palabras que definan el estilo del alojamiento que las que concedió el propio arquitecto: “La arquitectura es tan potente que todo lo que excede sobra… En todas las estancias se respira la arquitectura del lugar, la paz, la luz tamizada. Porque cada una de ellas es una sorpresa…”.

“Se han querido incorporar elementos mallorquines como camas y telas (flamules) de un reconocido valor histórico y decorativo, pero sin abusar, porque creo en la sutileza y no en el abuso de las materias”Antonio Obrador

Imagen caprocat.com

Estancias de lujo con terrazas privadas sustituyen a los antiguos puestos de vigilancia secretos de la fortaleza, manteniendo las paredes de roca de antaño que arropan, protegen y dan calidez.

Imagen caprocat.com

El agua, protagonista. Los intensos colores del Mediterráneo como telón de fondo embellecen la imagen, el suave sonido de las olas te conducirá a la relajación máxima y el exclusivo baño en las piscinas privadas enfriarán el “estado febril” en el que pudiera caer tu cuerpo ante tanta perfección.

Imagen caprocat.com

El precio, puede rondar desde los 600 hasta los 1300 euros aproximadamente, por noche. Pudiendo ser la tarifa superior o inferior en función de la fecha y dependencia elegida. Si se te va de las manos el presupuesto, pero sientes curiosidad por conocer este lugar, puedes vivir una experiencia gastronómica especialmente romántica.

Restaurante

El Restaurante La Fortaleza goza de unas vistas privilegiadas a la Bahía de Palma. Desde su terraza es interesante el juego cromático del horizonte cuando el atardecer cae sobre la Bahía. Los cálidos colores del atardecer cuando llegan a su ocaso son avivados por el alumbrado de la ciudad que queda a lo lejos, espaciada por el ya oscuro Mediterráneo.

Bahía de Palma iluminada al fondo

En el restaurante, la noche se ilumina con la elegancia, el misticismo y el romanticismo que solo el fuego es capaz de aportar. Antorchas que te transportan a tiempos pasados en un presente difícil de olvidar.

Iluminación antorchas

El momento de la cena no deja de ser menos especial. El chef Victor García, con el reconocimiento de varios premios en su haber, pone a tu alcance la elección de dos menús degustación: “Un paseo por Mallorca” y “El producto”. Sabores que conquistan al paladar más exigente en el transcurso de una deliciosa y cuidada presentación.

Restaurante La Fortaleza

Un lugar en el que “…erraría si pidiese que el tiempo ya se fuese”.

Hotel Grand Palladium

El hotel Grand Palladium Resort & Spa, está ubicado en el estado de Quintana Roo, en la afamada costa caribeña de Rivera Maya. Privilegiada situación a tan sólo 30 minutos de Playa del Carmen y de Tulum.

Al igual que otros complejos de similares características está literalmente entre la selva.

Exuberantes jardines de vegetación tropical, lagos navegables, senderos ecológicos que abren paso entre manglares, y una larga playa de 800 m de extensión de arena blanca y aguas turquesas son sus principales caraterísticas.

El complejo ofrece:

– 252 Habitaciones Estándar, 130 Junior Suites, 32 Mayan Suites y 6 Master Suites
– 9 Restaurantes temáticos a la carta con una amplia variedad de gastronomía. En los cuales puedes disfrutar del todo incluido.
– 5 Restaurantes buffet y otros servicios gastronómicos al aire libre.
– 25 Bares distribuidos por el complejo.
– 7 Piscinas de agua dulce.
– Centro de Spa & Wellness
– Salas para eventos y congresos
Discoteca Sunset Boulevard para adultos
Baby Club para niños de 1 a 3 años, Palladium Mini Club para niños de 4 a 12 años y Black & White Junior’s Club para adolescentes (13-19 años).

Dentro del mismo resort, puedes elegir entre 5 hoteles, de diferente categoría.

  • Grand Palladium Colonial.
  • Grand Palladium Katenah.
  • Grand Palladium Riviera.
  • Grand Palladium White Sand.
  • Grand Palladium Royal Suite Yucatán

Y aunque puedes pasear y disfrutar de los servicios de todas las zonas, el Royal Suite Yucatán goza de mayor privacidad y servicios exclusivos.

Nuestra elección fue el hotel Katenah. Habitación Junior Suite en una tercera planta, en una villa muy cerca de la playa.

El complejo es gigantesco. Puedes desplazarte en unos carritos que recorren las instalaciones o pasear tranquilamente entre sus pasarelas de madera contemplando la vegetación y la fauna salvaje, acostumbrada al transitar de turistas: cocodrilos, flamencos, iguanas, tortugas…

Uno de los espacios con mayor atractivo es el Spa. Remanso de paz decorado al más puro estilo maya.

Tras dejar las pertenencias en las taquillas, antes de realizar el recorrido por circuito de hidroterapia, puedes refrescarte con una tradicional agua de Jamaica, la cual además de deliciosa y relajante, posee infinitas propiedades muy beneficiosas para el organismo.

Tras una primera ducha entramos a la sauna, y aunque la primera sensación puede resultar agobiante por la alta temperatura, le acabas cogiendo el gusto.

El recorrido a la vez de relajante es muy divertido. O al menos así lo viví yo, entremezclando risas contenidas para no romper la quietud del silencio que envuelve el lugar con la impaciencia por descubrir cada una de sus estaciones: Jacuzzi, sauna (seca y húmeda), baños de vapor, hidromasaje, cascadas, piscinas…

Consta de dos zonas, una interior,  y otra exterior a la que accedes desde las serpenteantes aguas de la piscina.

El entorno perfecto, muy cuidado.

Un espacio ideal para retomar aliento después de los agotadores días de rutas descubriendo los tesoros de la península de Yukatán.

Al borde de la piscina hay un bar donde se puede disfrutar de una amplia carta de bebidas naturales, energéticas, depurativas, relajantes…

También existe la posibilidad de utilizar el gimnasio, contratar diferentes tipos de masajes y terapias (suecos, deportivos, reflexología,  masajes en pareja, etc), así como solicitar los servicios de su peluquería unisex.

La extensa, cálida y turquesa playa, resguardada en toda su extensión por exóticas palmeras, entre las que puedes relajarte al vaivén de una tradicional hamaca caribeña, tal vez sea una de las imágenes publicitarias más potentes del hotel, y la primera que te viene a la mente cuando hablamos de vacaciones en Rivera Maya.

Realmente es una imagen paradisiaca, aunque puede tener ciertos matices. El entorno es especial, si bien la playa aunque no puedo ponerle pegas, no es de lo más notorio. Con esto no quiero desmerecer lo que a simple vista destaca, pero mi opinión es que hay otras playas con un encanto especial, alejadas de hoteles y excursiones guiadas, como Boca Paila, la cual me pareció un paraíso terrenal.

Así que aunque puedas pasar divertidos momentos tomando un cóctel, y dos y tres…merece la pena descubrir otros lugares de la zona. Si hablamos de playas, no todas las que visitamos me resultaron atractivas, por ello te recomiendo ser selectivo en función de tus intereses y gustos para no llevarte una desilusión.

Las instalaciones son todas excelentes. Bares junto al mar,  hamacas entre palmeras, tumbonas y camas balinesas. Estas últimas, solo para huéspedes del Royal Suite.

Las piscinas también son punto de encuentro de momentos divertidos. Recuerdo especialmente una degustación de chupitos de tequila mexicanos, donde además de saborear al trago su bebida más típica, las risas están garantizadas.

La animación en el hotel es constante, sobresaliendo la simpatía y profesionalidad del equipo encargado de la programación de entretenimiento. Encontrarás actividades muy variadas a lo largo de toda la estancia y en cualquier momento del día.

La oferta gastronómica es amplia. Correcta y variada. Aunque para degustar sabores mexicanos caseros, puros y auténticos hay que visitar los lugares en los que comen los aldeanos. ¡No hay mejor experiencia!

Además del buffet, aunque no todos, probamos varios de sus restaurantes temáticos: Sumptuori (restaurante japonés) La Adelita (restaurante mexicano) y Punta Emilia (restaurante especializado en arroces, pescado y marisco).

Sin duda alguna destaco la magia del restaurante Punta Emilia. No puedes venirte de Mexico sin tener una cena romántica a los pies del Mar Caribe.

Un marco inigualable, en el que a pesar de ser un  restaurante, lo que menos recordarás es la comida.

Y si la exclusiva oscuridad de la noche es alumbrada por las estrellas, no lo dudes y pide un deseo…

Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo. Filósofo Griego

Asia Gardens

Viajar a países exóticos, es a la vez que enriquecedor, apasionante. Pero, ¿qué te parece si nos traemos un trocito de Asia al Mediterráneo?Tentador, muy tentador, ¿verdad?

Ésta fantasía tan solo puede teñirse de realidad si cruzas las puertas del Hotel & Thai Spa Asia Gardens. Un lujoso hotel de cinco estrellas e infinitos y merecidos premios concedidos desde 2008 hasta la actualidad, como el mejor hotel de España y de Europa.

Lo caracterizan unas vistas panorámicas, estratégicas, al estar situado entre la barrera montañosa de Sierra Cortina, la montaña Puig y el Mar Mediterráneo, convirtiéndose en un lujoso espectador, silencioso, de la bulliciosa ciudad de Benidorm en una tribuna de lujo.

Esta ubicación geológica, hace que la zona se caracterice por tener un “microclima especial” gozando de una temperatura media anual de 22º. Veranos suaves; Otoño, Invierno y Primavera con temperaturas de las más altas y cálidas del Sur de Europa, siendo las máximas durante el día, similares a las Islas Canarias con una variación de 1 ó 2 grados respecto a estas.

Rascacielos y el mar a lo lejos.

Con todas las condiciones  a favor, sólo tienes que cruzar su umbral, y dejarte envolver por la embriagadora atmósfera de paz y tranquilidad que se respira en el ambiente.

Cuando llegas a recepción el amplísimo y luminoso hall, es colmado por la exquisita atención de sus empleados. Gesto amable e imborrable sonrisa que te contagia y transmite una sensación muy agradable extensible a toda la estancia.

Y es que Asia Gardens es mucho más que un lujoso hotel, es un refugio de serenidad donde afloran las más intensas sensaciones y emociones. Un lugar en el que es imposible pausar la ilusión, la imaginación y el disfrute.

Una de las características más notables de este emplazamiento, es la gran variedad de flora, en una ruta botánica que da color, frescura y singularidad al entorno, entre más de 3000 especies traídas desde Asia.

Bambúes, cocoteros, palmáceas, un gran Algarrobo de más de 200 años y el Macrobonsai Pinus  Pentphylla. Éste último es el buque insignia del lugar, procedente de la región de Saitama Ken, plantado por la familia Nakayama, criado y formado durante casi dos siglos según técnicas y tradiciones japonesas generación tras generación.

Dejarás en tu habitación el reloj para perderte sin prisas entre sus senderos, disfrutando por completo de cada segundo que marcan las manecillas de tu imaginación, aprendiendo a detener el tiempo, si bien no en el espacio, sí en tu recuerdo.

Nunca sentirás mayor placer al perderte entre sus enredados caminos, pues cada uno de ellos te conducirá a un lugar especial.

Conozcamos algunos de sus secretos.

PISCINAS
Las piscinas son uno de su grandes atractivos. El hotel tiene 4 piscinas climatizadas a 30º de octubre a mayo y una piscina a temperatura ambiente.

Piscina de las Flores
Piscina climatizada. Uso exclusivo de clientes alojados en Suites.

Piscina Zen

© www.asiagardens.es

En el área mas alejada del núcleo del hotel, encontrarás esta piscina para uso familiar. Tal vez el lugar con más bullicio de chiquillería, aunque contenido y sosegado por la calma del lugar. En el interior del vaso mayor, un pequeño jacuzzi que hace las delicias de los huéspedes que se relajan entre hamacas y palmerales.

Piscina Caras de Angkor
Piscina climatizada para uso exclusivo de adultos.

Sin duda, uno de los lugares con más magia. Tal vez por la perfecta fusión entre todos sus elementos, que consiguen crear un decorado tan real como ilusorio.

La monumental roca tallada, te traslada al continente asiático, reproduciendo a la perfección las caras de piedra gigantes en el templo antiguo de Bayon en Angkor, Siem Reap, Camboya.

Los intensos colores de la exótica vegetación y el silencio, interrumpido exclusivamente por el relajante sonido de la cascada que cae como lágrimas de felicidad, sobre el rostro tallado.

Piscina Langkawi

Varias son las piscinas, que a diferentes niveles y comunicadas entre sí mediante pequeñas escalinatas, se funden con el horizonte en una ilusión óptica de perspectiva interminable.

Una vez más, entra en escena la cuidada escenografía, que acompañada por los caprichosos colores del atardecer hacen que cada momento del día se tiña de una luz especial.

Piscina Thai Spa
Una piscina para uso exclusivo de clientes del Spa.

Piscina exterior Thai Spa

Climatizada, con una zona exterior y otra interior, comunicadas por una puerta central, la cual te la la opción de elegir entre ambas opciones: relajarte bajo el sol, o sentirte más protegido de las posibles inclemencias tras enormes cristaleras. Lo que te asegura disfrute completo en cualquier época del año.

Piscina interior Tai Spa

Si lo prefieres, tienes la opción de contratar masajes exclusivos en las palafitos exteriores previstos de tatami para masaje tradicional tailandés, a los pies de la piscina, sobrevolando la vegetación, sobrepasando tu imaginación.

THAI SPA
Es momento de hablar del Spa, donde nada queda en manos del azar. Expertos masajistas instruidos en la prestigiosa escuela del Wat Pho, la Escuela de Masaje Tailandés, más antigua del país, ponen a tu disfrute técnicas provenientes de la legendaria China e India con el único objetivo de crear una verdadera armonía entre el cuerpo y la mente.

Además, tendrás la oportunidad de practicar actividades orientales provenientes de Tailandia, China y la India tales como el Taichí, Chi-Kung, Yoga y Meditación entre otras otras, pudiendo escoger o alternar entre las diferentes técnicas, todo ello unido a diferentes programas de alimentación saludable, siguiendo los consejos de expertos en dietética oriental y occidental.

Y si hablamos de alimentación, no podemos dejar de hablar de la amplia oferta gastronómica que ofrecen sus restaurantes.

RESTAURANTES
Todos y cada uno de los restaurantes, se caracterizan además de un servicio inmejorable, por la selección de la mejor materia prima, una cuidada elaboración y el mejor escenario posible.

Restaurante Koh Samui
Fusión de la más selecta cocina oriental. Amplia y variadas especialidades asiáticas.

© www.asiagardens.es

Restaurante Udaipur
El gran buffet Udaipur es la fusión magistral de la cocina tradicional mediterránea e internacional junto con los originales sabores de Asia.

Disfrutar de la mágica vinculación que se crea entre gastronomía y atmósfera, degustando los sabores del restaurante al borde del lago, al atardecer,  se puede convertir en la mejor de las experiencias.

Restaurante buffet Udaipur

Restaurante In Black
Y si hablamos de experiencias no hay sensación de mayor romanticismo que el restaurante In Black.
Cenar en su terraza es la perfección absoluta.  Intimidad únicamente vulnerada por los sonidos de la naturaleza y el croar de las ranas.

Deliciosa cocina internacional intensificada, sin duda, por la belleza del lugar. ¡Mi favorito!

Además puedes degustar otros restaurantes y bares que se distribuyen a lo largo de todo el complejo (piscinas, hall…). Disfrutar de la quietud del continente asiático en el frenético ritmo de vida europeo,  solo es posible en el Mediterráneo. ¡A qué esperas!

Alégrate, porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora.Buda

Restaurante Kin Toh – Hotel Azulik

¿Es posible decorar un local en la selva, respetando el entorno, de tal modo que no pierda autenticidad, a la vez que adquiera un toque selecto e innovador?

En Azulik, han fusionado los materiales y elementos de la naturaleza de forma tan sublime, que se difumina la línea entre lo natural y lo construido por el hombre.

Si te gusta la decoración de exteriores, éste es tu lugar, si te gusta el interiorismo, éste es tu lugar, si simplemente disfrutas en un entorno cuidado, único, exclusivo, donde respirar calma y sosiego, éste es tu lugar. Y si además disfrutas tomando un buen cóctel o una deliciosa cena a 12 metros sobre la selva yucateca. Sin duda, !éste es tu lugar!

Nada más llegar, la atención es exquisita. Muy amablemente te reciben  para acompañarte a la planta superior del complejo, donde está Kin Toh, un lugar para tomar copas o cenar en su restaurante.

La entrada es espectacular, todo construido con auténtica madera: el suelo, los pasamanos y pequeñas cabañitas que vamos dejando atrás. El agua de un pequeño lago, la vegetación y las velas que iluminan y perfuman nuestro camino, hace que el ambiente roce la perfección. ¡Y aún no hemos llegado a lo mejor!

Subimos a la primera planta del local, maravillados de la decoración, de las vistas, del entorno. Todo forma un escenario mágico del que vamos a disfrutar por unas horas.

Hemos llegado cuando aún está el sol sobre el horizonte y esperamos ver el atardecer, tomándo un coctel sobre su enredado de hilos suspendidos a 12 metros sobre la selva. Inigualable sensación

Eligiendo el cóctel

La carta de cóctel y combinados, variada. Todo tiene muy buena pinta, pero nos decidimos por un mojito con rama de canela “quemada”. El olor a hierbabuena, mezclado con el aroma que desprende la canela quemada y la calidad de la bebida, convierte al mojito en el mejor acompañante para disfrutar de las vistas, de la compañía, del momento. Estaba tan rico, que no probamos otra cosa.

El atardecer especial, aunque por la orientación no ves ocultarse el sol, el color anaranjado va tiñendo y cubriendo la selva que tienes a tus pies. Momentos divertidos a la vez que románticos. Recuerdos únicos.

Si lo que deseas es un buen vino, las opciones son variadas. Una cava, guarda los mejores caldos. Un interior que se ilumina con la luz de las velas. No hay detalle que no esté cuidado.
Puedes pedir recomendación si deseas tomar una copa de vino, o degustarlo si has pensado quedarte a cenar en su restaurante. Déjate asesorar.

El restaurante se distribuye en varias mesas, todas y cada una de ellas con una decoración exquisita, en un entorno inmejorable, para potenciar las sensaciones de tu paladar. Cocina Mexicana con productos naturales son su base.

Restaurante

También tienes la opción de reservar estancia en alguna de sus exclusivas habitaciones junto al Mar Caribe. Solo hay que cruzar la pasarela de madera flotante sobre la vegetación, para llegar al extremo, e imaginar los secretos que este hotel tiene reservados a sus huéspedes.

Pasarela que lleva al hotel

Sin duda, un entorno idílico, refugio de tranquilidad y exclusividad.

©azulik.com

Alojarte en este entorno debe confundir tus sensaciones, no sabrás si sueñas al estar despierto y tal vez no querrás dormir para no dejar de soñar.