La ilusión de regalar

La chimenea encendida; el olor a dulces de Navidad impregnando el hogar; un reno alumbra tímidamente la entrada a casa con la llama de la vela que prende dentro de un vetusto farol, el buzón que llevará las cartas llenas de deseos a la gélida Laponia, el hogar de Papá Noel, donde este año vamos a viajar sin movernos de la mesa en nuestra Cena de Navidad.

Decoración de bienvenida

Llegan los invitados, puntuales. Llevan esperando cada año esta tradicional cena familiar y parece que tienen ganas de descubrir las sorpresas de la velada.

El motor que mueve y nos da energía cada año para llevarla a cabo sois vosotros: Ginés y Conchita, mis suegros. Una vez más quiero expresaros mi agradecimiento por TODA vuestra incondicional ayuda. Os queremos.

De vosotros aprendemos el valor de invertir en experiencias…El pasado año nos regalasteis por estas fechas un viaje a Praga y este año hemos querido simbolizar en nuestra mesa LA ILUSIÓN DE REGALAR, viajando a Laponia.

No se si estaremos a la altura…¡Comenzamos!

Antes de nada hacemos nuestro particular encendido de luces y del árbol, en el que cada uno de nosotros colocamos unas pequeñas tarjetas con deseos. Detalle que aporta nuestra tita Salud. El del año pasado se me ha cumplido. ¡Gracias Salud!

Coctel bienvenida

Al calor de las llamas de la chimenea que junto a la ventana aguarda la llegada anual de Santa Claus y de sus Magestades los Reyes, preparamos un pequeño cóctel. Siguiendo la temática de la noche, no hay mejor lugar para comenzar a degustar sabores.

Cava con flor de hibisco

En este caso, saboreamos pausadamente un cava Cortesía de los invitados. En cada copa  espera ansiosa de ser hidratada por las burbujas de la bebida, una carnosa flor de hibisco en almíbar, un clásico en nuestra mesa. El cava brut nature, adopta un elegante color afrutado y un sabor exquisito que recomendamos saborear muy lentamente. Como bocado final, degustamos la flor que contrarresta su dulzor con el punto ácido del cava. ¡Una delicia!

Decoración de la mesa

Sin prisa, cambiamos de entorno y nos vamos a nuestra particular Laponia. Y es que no hay elemento que falte para poder hacer con total rotundidad dicha afirmación…nieve, renos, abetos, troncos de madera talados y por supuesto Papá Noel esquiando y paseando en trineo, el cual ya ha dejado a cada comensal el primer regalo de la noche: una cajita llena de bombones.

Se percibe la ilusión de todos, parece que la temática de la noche transmite emociones y se hace sentir más allá de quedar en una cuidada pero simple decoración. ¡Esa era nuestra intención!

El menú de este año es mas escueto y sencillo pues hemos priorizado pasar más tiempo en la mesa compartiendo el momento con los protagonistas, ellos.

Comenzamos abriendo boca con sabores salados para las primeras cervezas de la noche. Cucuruchos de salchicha ibérica de bellota, almendras fritas, nachos mexicanos y salsa picante para acompañar.

Cucuruchos de mini salchicha y almendras. Nachos

Y no puede faltar en una buena mesa murcianica, unas marineras con anchoas 00 en aceite de oliva virgen extra del Cantábrico. Hemos optado por rosquillas de tamaño mini y hemos introducido además un nuevo bocado, la sardinera, consistente en la base de ensaladilla rusa pero con sardina ahumada y caramelizada. Riquísimo!!!!!!!!!

Sardineras

A continuación y para maridar con un vino tinto de la tierra degustamos un queso parmesano seco de 36 meses de añejamiento y un jamón ibérico cortado a cuchillo.

Jamón y queso parmesano

El punto fresco lo aporta el gazpacho de cereza hecho en casa aderezado con aceite de albahaca, acompañado con melón y la ensalada de variedad de lechugas, piña, pasas, langostino, coco, tomate cherry, palitos de cangrejo y jamón, aliñada con salsa rosa.

Gazpacho de cereza
Ensalada de piña

Un plato que repetimos porque gusta mucho es langostino con salsa de wisky. Aunque este año el punto de licor se nos ha ido de las manos, jajaja.

Y llega el bocado estrella de la noche. Los huevos a baja temperatura sobre salsa de trufa, setas, aceite de trufa blanca y sal en escama. No hay mayor delicia que mezclar todos los sabores y mojar pan en una explosión de sabores potentes pero muy equilibrados. Un plato que gustó muchísimo.

Huevo trufado y setas

Acabamos nuestro recorrido gastronómico con una tapa de caldero del Mar Menor y alioli que servimos sin su tradicional pescado.

Caldero del Mar Menor

Llegan los dulces caseros y el vino viejo. Pero lo mejor del postre siempre es la sobremesa. La cocina desordenada pero los sentimientos en orden.

El sonido de papel arrugado, el brillo en los ojos, las sonrisas sinceras…LA ILUSIÓN DE REGALAR.

¡Feliz Navidad!

Nuestra Cena de Navidad

Post de tendencias en decoración para esta Navidad y de recetas navideñas hay muchos. Aquí podrás encontrar algo más cercano y real. Podrás “transportarte a nuestra cena de Navidad”. ¡Ponte cómodo, que empezamos!

Decoración de la casa
Con respecto a la decoración, en estas fechas, puedes ver millones de revistas y escaparates de ensueño, pero la opción más correcta siempre será la que vaya más acorde con tu estilo y tu personalidad. Eso será una apuesta segura y te hará sentir tan cómodo a ti como a los tuyos.
Nuestro árbol está cubierto por la nieve, lo que  invita a que la decoración que acompaña a la casa y a la mesa, aporte calidez.
Los adornos elegidos han sido de cristal, con algunos muñecotes que le aportan color. El toque de luz lo dan las luces. Blancas, sencillas y cálidas.

Detalle del adorno en el árbol de navidad

Para la decoración de la mesa he optado por un mantel en color crudo. Un tono neutro, que te permite poder jugar con la decoración. Destaca un largo camino de mesa en rafia con estampaciones de estrellas en purpurina. Para los elementos decorativos he escogido la madera, el cristal y las velas. Como color cobra protagonismo el rojo, pero de una forma muy sutil, como simples pinceladas que dan una “alegría contenida” a la mesa.

Detalle de la decoración de la mesa
Centro de mesa

Nos apetecía recibir a los invitados de un modo distinto al habitual.  Por ello hicimos un primer entorno, frente a la chimenea, con una música de fondo suave y relajante.

Aquí pudieron disfrutar de un cava con flor de hibiscus. La flor además de embellecer la copa, deja un sutil color rosado  y además es comestible. ¡Toda una golosina para empezar la noche con buen sabor de boca!

Cava con flor de hibiscus

El menú
Elegimos la opción de hacer entrantes variados para poder degustar muchos sabores y jugar con las presentaciones.
Una vez en la mesa,  cada comensal tenía preparado la minuta del menú, que preparamos en papel envejecido y sellado con lacre.

Lacrando el menú
Detalle de la minuta del menú
Minuta del menú

Y aquí comienza nuestro recorrido gastronómico…

Encurtidos
Aceitunas de diferentes sabores. Eran carnosas y muy sabrosas. Las de color mas rojizo tenían un punto picantón.

Aceitunas variadas

Gazpacho de cereza
El gazpacho de cereza, fue el rey de la noche. Todos querían repetir y junto al coctel de bienvenida fueron los protagonistas. La receta es del famoso Chef Vasco Martín Berasategui. Pero, por supuesto, salvando las distancias.

Gazpacho de cereza

Mejillones Thai
Hemos elegido este plato, tras quedar fascinados en una degustación en la taberna asiática “KOME” en Murcia. Ni que decir tiene que aunque en casa salió muy bueno, a nuestro estilo, saborearlo en la taberna es simplemente fascinante… Allí lo probamos por primera vez y quedamos alucinando con los sabores, así que buscamos recetas por Internet y tras varios intentos este fue el resultado. El sabor espectacular.
Al acabar el plato de mejillones intentaban con la concha del mejillón beber las pocas gotitas del caldo. No sabían que lo mejor estaba por llegar….

Mejillones thai al agua de coco

Chupito sopa thailandesa
Aunque visualmente no deslumbra, el sabor es especial. Servimos el caldo de la cocción del mejillón en el agua de coco. ¡Estaban encantados! Porque era lo que estaban pidiendo a gritos cuando repelaban con la concha esas gotitas.

Sopa de coco

Aceites con sales.
Servimos pan recién horneado, acompañado con aceite de oliva virgen extra de guindilla, romero y laurel. Un sabor especial. Servimos en este momento el pan para cambiar de tercio. Pasamos de sabores asiáticos a otros más exóticos y refrescantes.

Aceites
Sales

Ensalada navideña
Sin exceso en la cantidad, se trataba de aportar otro sabor diferente. Refrescante y ligera para seguir con la cena. Mezcla exótica de mango y aguacate, acompañado con langostino cocido, rúcula, surimi (coloquialmente, palitos de cangrejo) y el toque navideño de uvas pasas. Para el aliño utilizamos vinagre de módena, sal, pimienta y aceite aromatizado con langostino.

Ensalada

Cookies de algas
Como resultado de probar la mezcla de varios sabores en casa, surgió este aperitivo. Está hecho con una base de galletas ecológicas de algas, ajo negro, queso azul y anchoa del cantábrico en aceite de oliva virgen extra.

Cookies de algas, ajo negro, queso azul y anchoa

Tabla de quesos 
Otro plato inspirado en nuestras experiencias en los restaurantes, en este caso, de nuestra ciudad. El queso idiazábal, del restaurante “Gurea”, nos gustó tanto, que teníamos que servirlo en nuestra mesa. O al menos aproximarnos…. Y aunque en casa estaba bueno, el que nos sirvieron allí estaba espectacular. Además, decidimos añadir queso parmesano.

Tabla de quesos

Solomillo de pavo 
Como plato principal, un solomillo de pavo a la cerveza negra. Pusimos un plato al centro ya que los invitados preferían poca cantidad. Una receta deliciosa.

Solomillo de pavo a la cerveza negra

Postres
Y como broche final los postres, que no dejó indiferente a nadie.
En primer lugar una bandeja con variedad de frutas tropicales. Aportaban color y frescura. Fue un momento muy divertido descubriendo los nombres y probando nuevos sabores. Todos querían probar!!!. La  bandeja estaba formada for dátiles, cereza, pitahaya, piña baby, maracuyá, carambola, kumkuat, tamarillo y bananitos.

Cesta de fruta tropical

Después de refrescarnos, servimos tres mini postres. El primero era una pannacotta al Gin-tonic de Pedro Subijana. Con un contraste de sabor amargo-dulce-ácido.

El segundo un mini pastelillo relleno de crema pastelera. Una receta tradicional de una persona muy especial.

Postres navideños

Y para finalizar unas trufas servidas sobre bloque de sal Persa.
Este bloque, además de servir como excelente plato de presentación, tiene muchas posibilidades. Se pueden preparar platos a la parrilla como carnes, pescados, así como enfriar y servir tartar, carpaccio, sushi, salmón ahumado, quesos, postres… Este bloque libera poca sal a los alimentos y a su vez es rico en oligoelementos como calcio, potasio y magnesio. El punto de sal con el chocolate nos pareció atractivo como broche final a nuestra cena.

Trufas sobre bloque de sal persa

Y hasta aquí nuestra experiencia. Porque no hay nada como disfrutar tu hogar. Acabamos con esta frase…

“Un hombre viaja alrededor del mundo para buscar lo que necesita y vuelve a su hogar para encontrarlo”. George Moore