Lycabettus

Uno de los restaurantes más bellos y románticos del mundo

Neizell
Por Neizell 289 Visitas 12 min.
12 min.
Información
  • Chef Christos Karagiannis
4.6
Lycabettus

Lycabettus es un restaurante encantador con una impresionante ubicación en lo alto del saliente de un acantilado con vistas al mar Egeo. El restaurante ofrece una experiencia gastronómica única e inolvidable que combina la belleza del entorno, el glamour y unos sabores exquisitos.

El Restaurante Lycabettus

Ubicado en la idílica Oia, en el extremo norte de Santorini, este elegante restaurante (only adults) está ubicado en el Hotel Andronis Luxury Suites famoso por su tranquilidad y su sentido único de elegancia.

Oía al anochecer

El acceso al mismo es por una escalera de aproximadamente 90 escalones desde el nivel de la calle, y no hay acceso por ascensor o escaleras mecánicas. Esto puede ser un handicap, sobre todo para las chicas con sus elegantes vestidos y zapatitos de tacón, pues puedes dar un mal paso o resbalar.

Escalones acceso al restaurante

Su diseño interior presenta elementos tradicionales griegos, como paredes encaladas y detalles en azul, que evocan la esencia de las Islas Griegas. La «crème de la crème», sin duda, es la terraza al aire libre, donde los comensales pueden disfrutar de una vista panorámica impresionante mientras cenas en uno de los restaurantes votado como más bello del mundo.

Vistas del Restaurante desde Oía

Esta encantadora terraza crea una sensación de grandeza en un entorno relajado y elegante mientras cenas literalmente al borde del acantilado con la incomparable vista al azul del Egeo y su atardecer creando un ambiente romántico y mágico que hace que la cena sea aún más especial.

Atardecer en Lycabettus

Mesas

El restaurante Lycabettus dispone de varias distribuciones de mesas. La principal en la zona del balcón con unas vistas impresionantes a la caldera (Sommelier Table y Cliff Area) y otra menos idílica una altura más baja y no tan saliente como la anterior (Loungue Area).

The Sommelier Table

Sin lugar a duda ésta es la joya de la corona. Indicar que no es un espacio privado, pero sí el más único, ya que desde él, disfrutas y de las mejores vistas pues la mesa se ubica en el borde del acantilado sin mesas ni a los lados ni en frente que puedan interferirte.

En esta mesa el sumiller organiza una cata de vinos (490€ persona) o champagnes (600€ persona) acompañada de un maridaje de comida griega para una sola pareja cada noche. El pago de ambas experiencias se ha de realizar por adelantado a la hora de la reserva.

The Sommelier Table

Cliff Area

Se compone de 9 mesas y se ubican, al igual que The Sommelier Table, en la zona del balcón junto al acantilado y justo a continuación de ésta en dos filas cada una pegada a un borde. Aquí la reserva es a menú degustación obligatoriamente (200€ persona). Se ha de realizar un depósito de 50€ que es descontado de la factura final.

Esta zona es la que elegimos nosotros para la cena. En la reserva indicamos que nos hacía ilusión la mesita que se encuentra justo debajo del olivo y muy agradecidos nos respetaron la petición. Las vistas y la ubicación inmejorables.

Cliff Area

Loungue Area

En nuestra opinión esta es la peor zona, ya que tienes, en algunas mesas, la visión cortada (lado derecho) y sólo disponible hacia el mar y acantilado de Oía (lazo izquierdo). Aquí tienes opción a carta, hasta 4 comensales 162€ por persona (un entrante, un plato principal y un postre de su preferencia). Por un poquito más merece la pena subir a la Cliff Area, pero como siempre digo cada uno tendrá sus preferencias.

Mesas Loungue Area
Loungue Area | Foto Lycabettus Restaurant

Cocina Lycabettus

Lycabettus nos propone una cocina con imaginación. El menú despliega una retahíla de propuestas así platos como la moussaka, el souvlaki y las ensaladas griegas son opciones que permiten a los comensales experimentar la esencia misma de la cocina local. El personal presenta una gran experiencia, lo que garantiza un servicio inigualable que refleja el lujo insuperable de la filosofía Lycabettus.

Detalle aperitivos del Chef

El equipo lo forma el joven y talentoso Chef Christos Karagiannis, el gerente de alimentos y bebidas Anastasios Dimitriadis, el sumiller Nikos Kampas y, por último, pero no menos importante, el director de vinos Sotiris Kandylis.

Ambiente tranquilo y romántico

Chef Christos Karagiannis

Procedente de una familia con una rica historia culinaria, el chef Christos ha pasado la última década experimentando con diferentes culturas gastronómicas y estilos de cocina. Tiene experiencia en la exigente escena culinaria de Santorini. Su enfoque culinario se define por innovadores maridajes de sabores realzados por alimentos de temporada, presentaciones creativas y técnicas de vanguardia.

Chef Christos Karagiannis
Chef Christos Karagiannis

Como hemos indicado antes, la reserva en la «Cliff Area» conlleva menú degustación. Éste tiene un precio de 200€ por persona. A partir de aquí le puedes añadir maridajes para los que disponen de diferentes gustos y precios: Maridaje de vinos +145€ por persona, Maridaje de vinos Premium +225€ por persona, Maridaje de Cócteles +120€ por persona y también disponen de un maridaje No-Alcohólico a 95€ persona.

Detalle mesa

Lycabettus posee una de las cartas de vinos más grandes de Grecia, con más de 1.200 referencias. Sotiris Kandylis, directora de vinos, busca constantemente mejorar con la incorporación, a la bodega, de cosechas raras de vinos icónicos extranjeros así como las cosechas antiguas en vinos griegos.

Nosotros para la cena seleccionamos, gracias al consejo del sumiller Nikos Kampas, un Cuvée Prestige Extra Brut 2017 de bodegas Karanika. Color oro y burbuja persistente. Matices de aroma a flores blancas, cítricos y albaricoque. Variedad Assyrtiko (70%) y Xinomavro no injertado (30%).

Cuvee Prestige Extra Brut 2017

Para disfrutar de las vistas, del lugar y de la paz que había (estábamos solos al llegar) nos pedimos un Erótico (Vodka con infusión de rosas, fresa, cítricos y champagne). Una delicia e ideal para el lugar.

Cóctel Erótico

Aperitivos del Chef

Comenzamos con una selección de panes, mantequilla y embutido (cecina) para proseguir con 5 mini-aperitivos del Chef. Exquisitamente deliciosos. La noche comienza perfecta.

Aperitivos del Chef

Entrantes

Tras los aperitivos, comenzamos por tres deliciosos entrantes. El primero es una Sopa fría de Almendra, crumble de algarroba, pasas, sorbete de uva y tuille. Deliciosa, un sabor riquísimo y una presentación muy cuidada.

Sopa fría de almendra

Continuamos con el siguiente aperitivo, un Tartar de Gamba Roja, gazpacho verde, emulsión de ostras, colirrábano y caviar. Exquisito. Delicioso. Si la presentación y puesta en escena del anterior era buena ésta no se queda atrás. Una maravilla.

Tartar de Gamba Roja

Finalizamos los aperitivos con un Calamar en consomé de pancetta affumicata (panceta de cerdo ahumada con madera de haya), ajo negro, trufa y hoja de lima kaffir. Espectacular la preparación y el sabor de este pintoresco tierra y mar. La combinación de sabores en boca es verdaderamente increíble.

Calamar

Principales

Una vez terminado con los entrantes pasamos a degustar los dos principales. El primero, Langosta en salsa viera con jugo de langosta y crema de calabacín. Una auténtica y exquisita delicia. Buenísimo. Langosta carnosa, en su justo tiempo de coción. La salsa para lanzarse desde el acantilado. Un espectáculo.

Langosta

La langosta venía acompañado por un Gofre de tomate seco espectacular que casaba a las mil maravillas. Riquísimo.

Gofre de tomate seco

El final a los platos principales vino de la mano de una deliciosa y sabrosísima Pechuga de Pollo, chirivía, cebolla caramelizada y jus de salvia y setas silvestres. Genial de sabor y esa piel tostadica una ricura.

Pechuga de Pollo

Al igual que el plato anterior, éste también vino acompañado de unos Ravioli de pollo confitado y salsa porcini (salsa italiana). Insuperable. Me habría comido un plato entero. La pasta nada empachosa, muy fina y el pollo como una bechamel de tierno. Impresionante.

Ravioli de pollo confitado

Postre

Para finalizar esta encantadora y romántica velada, pasamos a los postres. Comenzamos con una Crema de limón. Muy rica, pero nada reseñable. Lo que viene siendo un sorbete de limón al uso. Refrescante.

Crema de Limón

El siguiente postre ya es un poco más elaborado y se nota. Hablamos de una Compota de ruibarbo & Sorbete de fresa. Deliciosa y muy refrescante. Muy sorprendido por el sabor del ruibarbo. Una mezcla exquisita.

Sorbete de Fresa

Para el punto y final nos quedan los Mignardise (Petit Four). Los tres muy ricos y casaron a la perfección con mi última copa de vino. Excepcional.

Petit Four

El restaurante Lycabettus en Oía, Santorini, es mucho más que un lugar para comer o cenar: es una experiencia completa para los sentidos. Su ubicación privilegiada, su cocina de calidad y su ambiente encantador se combinan para crear una memorable velada romántica-gastronómica que captura la esencia de la hermosa isla griega.

Vista Lycabettus Noche
Lycabettus
4.6
Lugar/Ambiente 5 de 5
Servicio 5 de 5
Comida 5 de 5
Calidad/Precio 3.5 de 5
Compartes el Post?
Neizell
Por Neizell
Me sigues?
Informática, Diseño gráfico y Web, Fotografía, Deporte, Viajar y Gastronomía.
Nos quieres comentar algo?