Gili Lankanfushi Maldives

6 '

La esencia de Robinson Crusoe se ha hecho palpable en nuestra aventura en las Maldivas, gracias a la inspiración del resort Gili Lankanfushi, en la famosa novela de ficción del escritor Daniel Defoe. Si eliminamos, claro está, la presencia de tribus salvajes y naufragios, podemos decir que no ha habido detalle ni anécdotas que nos hayan faltado, para vivir una auténtica aventura a lo Crusoe.

Nada más ser recibidos por los tripulantes de la lancha, que a nuestra disposición pone el hotel para nuestro traslado desde el aeropuerto al paraíso, nos ofrecen una bebida, una toallita refrescante y nos hacen quitar el calzado para guardarlo en una bolsa de tela que lleva grabado el lema del hotel “No shoes, no news”. Esa bolsita permanecerá olvidada durante toda la estancia pues en la isla vamos descalzos en todo momento.

No News, No Shoes
No News, No Shoes

En nuestro caso, al contrario que Crusoe, las huellas, esas pisadas que tanto desconcertaron a un hombre solo y asustado en una isla desierta, han sido un símbolo de liberación de las obligaciones del mundo occidental, compartido por huéspedes de numerosas nacionalidades. No podríamos haber sentido mayor conexión con la naturaleza salvaje de la isla que sentirla a corazón abierto y pie desnudo. Blanca arena coralina en el restaurante principal, agua cristalina a pocos metros, en el mar, maderas en las pasarelas y en el suelo de nuestro nuevo hogar… todos estos elementos bajo nuestras pisadas son tan naturales que la conexión con el entorno de la isla empieza a ser brutal, embriagándonos una sensación plena de libertad.

Una de las numerosas hamacas de la isla

Pero si hay una persona que hace aún más especial la estancia en este paraíso es Mr Friday (Señor Viernes). Para los que no han leído el relato o visto la película, hablamos del amigo incondicional, que a pesar de no coincidir ni en idioma ni en cultura, acompaña a Crusoe en toda su aventura. En nuestro caso, esta figura la reencarna Mifzal y desde nuestra primera pisada, hasta la última en la isla, se convierte en nuestro referente, a nuestra disposición las 24 horas del día para atendernos en cualquier cosa que pudiéramos necesitar. Él es quien nos recibe, nos hace un primer recorrido por la isla y nos lleva directamente a nuestra villa.

LA VILLA

Ya en nuestra villa (Villa Suite with Pool), no podemos describir el cóctel de sensaciones que empezamos a experimentar ante tanta grandiosidad. Miremos donde miremos sólo contemplamos belleza, perfección de la naturaleza y perfección en una villa en la que han cuidado hasta el más mínimo detalle. Construida en su totalidad con maderas y hojas de palmera y decorada con tonos neutros, inspirada siempre en colores naturales, nos arropa y nos transmite serenidad, calma, al mismo tiempo que excitación extrema.

Villas

¡QUE BORRACHERA DE FELICIDAD!

Pero toda borrachera, tiene su resaca, y como literalmente describe el autor de la obra, “tanto las alegrías súbitas como las penas desconciertan” y en nuestro caso la alegría extrema y la pena han llegado prácticamente al mismo tiempo, llevándonos al abismo del desconcierto en el momento en el que tuve una caída con la bici. Pie inflamado, y un esguince que me deja sin poder caminar durante toda la estancia en este Edén esperado, cancelado por la pandemia y soñado durante tanto tiempo.

Bici que simula al bambú para recorrer la isla

“Los disgustos que nos rodean de lo que no tenemos, emanan todos de la falta de agradecimiento de lo que poseemos”. No puedo caminar, no puedo nadar y acabo de llegar al mejor lugar del mundo para hacerlo. Pero siguiendo el espíritu y sentido de las palabras de Daniel Defoe, no es momento de lamentos que nos impidan ver y sentir lo afortunados que somos de estar aquí.

Lengua de arena

Por ello, permitidme dedicar unas palabras de agradecimiento a la doctora y enfermera del hotel por su preocupación y atención diaria, a Mr Friday Mifzal y Ms Friday Jass, por desplazarnos en buggy a cualquier hora y a cualquier lugar, a todos los empleados del hotel por su cercanía, a Carmen, nuestra agente de viaje de Arenatours por su atención siempre amable, a Nassin, el contacto de la agencia en Maldivas, por ayudarnos a intentar solventar todos los imprevistos que surgieron cuando perdimos el vuelo de regreso y tuvimos que quedarnos dos días más de lo previsto y, por supuesto, al gerente del hotel por ofrecernos la estancia sin coste alguno durante esos días extra.

¿QUÉ HACER?

El hotel ofrece numerosas opciones para el ocio, no hay lugar para el aburrimiento. Para los más activos se puede elegir entre clases de cocina, diferentes excursiones (snorkel, pesca, avistamiento de delfines), deportes acuáticos, yoga, gimnasio, pista de tennis…Las parejas que buscan disfrutar de momentos especiales, podrán hacerlo viendo una película en el cine entre la jungla, dar un paseo en Dhoni (barco tradicional) al atardecer, cenas románticas, un masaje en pareja en el spa o cualquier otro tratamiento.

Baño en la villa

Lógicamente, con nuestra “mala pata” no pudimos hacer actividades deportivas, pero sí, disfrutar fundamentalmente de aquellas relacionadas con la gastronomía, el disfrute pausado del tiempo que pasamos en nuestra villa, en las exuberantes playas, en el mar y en el spa. Para nosotros, cada día fue un día perfecto.

Playa de la isla

Hoy en día se considera que el lujo está relacionado con la calidad de vida pero su definición es profundamente más personal. Lujo puede ser el tiempo con tus seres queridos, un momento de absoluta privacidad, dormir bajo las estrellas, leer un libro maravilloso, conectar con la naturaleza, una escapada de la rutina…

Tradicional Dhoni

Según la filosofía de Gili Lankanfushi, el concepto de lujo tiene un nuevo significado: la libertad de tomar tu propia decisión, ofreciendo a las huéspedes esa libertad, brindando la oportunidad de redefinir lo que significa lujo y asegurándose de que sea cual sea su definición, se esfuerzan continuamente por cumplir y superar tus expectativas.

Increíble atardecer

Desde luego, las nuestras, a pesar de tormentas y tempestades al más puro estilo Crusoe, en forma de lluvias torrenciales, días nublados, ventosos, soleados, lesiones, pérdida del vuelo de vuelta a casa…las han superado con creces. Hemos tenido el lujo de vivir sensaciones especiales, indescriptibles, grabadas a fuego en nuestra memoria.

¡Gracias por tanto! Hasta siempre.

Playa con vistas

Hay personas inconformes, que no son capaces de disfrutar felizmente lo que Dios les ha dado, porque ambicionan precisamente aquello que les ha sido negado y parece que toda nuestra infelicidad, por lo que no tenemos proviene de nuestra falta de agradecimiento por lo que tenemos. Daniel Defoe- Aventuras de Robison Crusoe.

Te puede interesar