Además del parecido de la torre de Petrinsa con la parisina, podemos hacer otro guiño a París desde las calles de Josefov o Barrio Judío. Y es que en este barrio nos encontramos con la calle Parizska, o “Calle de París” que recibe este nombre por su similitud o copia a los Campos Eliseos Parisinos.


Aquí encontramos numerosas tiendas de lujo, hoteles de cinco estrellas, joyerías y deslumbrantes edificios.

Si la comparamos con otras zonas de la ciudad, es relativamente “reciente” ya que se construyó a finales del S. XIX en su intento de regeneración, conservando solamente las sinagogas, el cementerio y el Ayuntamiento.

“Calle de Paris”

Pero la historia de este barrio se remonta a la Edad Media. Debemos saber, que el Barrio Judío se originó cuando las dos comunidades judías existentes se unieron gradualmente en dicha época. Por aquellos momentos, era un gueto discriminado por los cristianos. De hecho, el cementerio judío, fue durante trescientos años, el único lugar donde podían ser enterrados. Es por ello, que están unos sobre otros.

Cementerio judio

También podemos contemplar la arquitectura de las seis sinagogas judías: Alta, Española, Klausen, Maisel, Pinkas y Vieja-Nueva. Esta última, construida en 1270 es la más antigua de Europa. Su curioso nombre se debe a que era nueva hasta que se construyó otra a su lado, la cual ya no existe por lo que dejó de ser la nueva.

Sinagoga Nueva-Vieja

Y caminando hacia el extremo de la ciudad en busca de Ciudad Nueva, disfrutamos de las sorpresas que puedes encontrar perdido entre las calles de Praga. Después de la visita a Josefov, nos había entrado apetito y llegamos a un restaurante asiático que sin duda nos encantó tanto el encanto en la decoración del local, como el trato de sus empleados y la calidad de la comida. Porque viajar no se reduje solo a visitar lo establecido, también merece la pena descubrir, disfrutar y saborear diferentes toques gastronómicos.

Restaurante asiático

Y llegamos a Nove Mesto o Ciudad Nueva. Fue fundada por Carlos IV en 1348. Es una de las zonas más extensas de Praga. Esta zona aunque no tan turística como el resto, tiene muchos lugares de interés, entre los que podemos destacar:

  • Plaza de Wenceslao.
  • Ópera Estatal.
  • Teatro nacional.
  • La Casa Danzante.
  • Museos: Museo Nacional, museo del comunismo, museo Dvorak…
Mercadillo Plaza de Wenceslao

En esta zona pueden encontrarse varios centros comerciales, restaurantes, cervecerías, y bulevares.

Y entre estos bulevares, descubrimos un estudio fotográfico histórico.

Fue una experiencia muy divertida y el broche perfecto para finalizar nuestro relato. En un local muy bien ambientado, eliges en un amplio catálogo el vestuario que te apetece lucir y ¡a divertirse!

Una vez caracterizados te hacen varias fotografías con diferentes decorados. Realmente te hace revivir en otra época. Una experiencia que te llevas a casa inmortalizada en fotografía.

Y hasta aquí nuestra experiencia sobre Praha. Una ciudad que me ha enamorado y ha dejado en mi memoria unos recuerdos fascinantes.

Espero que nuestra vivencia te pueda servir de guía. Aunque lo mas especial en un viaje, siempre es recorrer cada uno su propio camino.

Nunca andes por el camino trazado pues te conducirá a donde otros ya fueron” Alexander Grahan Bell

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.