Ruta al Norte de Isla Mauricio

Amanece temprano. Los primeros rayos de sol tienen impaciencia por hacerse notar, marcando el inicio de la vida mauriciana.

Mientras el norte de la isla despierta, nosotros le acompañamos en un recorrido por algunos de sus imprescindibles y más pintorescos puntos  de interés cultural, arquitectónico, gastronómico y paisajístico.

Port Louis
Fundada en 1735 por colonos franceses, es la capital y la ciudad más grande de Isla Mauricio. Su transitar es un fiel reflejo de su historia, muestra clara de su cruce de culturas, en donde sus ciudadanos sin perder sus raíces e identidad cultural, comparten un mismo sentimiento, ser mauriciano.

Se convierte en cotidiano contemplar arquitecturas coloniales compartiendo espacio con pagodas chinas, templos hindúes, mezquitas…

Un coctel que da carácter a la isla y que hay que tomarlo muy lentamente, para relamerse y disfrutar con cada uno de sus potentes sabores. En ese intento llegamos a la capital, visitando alguna de sus zonas más relevantes para emborracharnos de cultura.

Empezamos con una de las visitas típicas de la ciudad, el Mercado Central.

Desde muy temprano sus calles se agitan y se llenan de color. Los aromas a especias, frutas exóticas y comida callejera acarician el olfato, en contrapunto a los potentes y no tan agradables aromas de las “lonjas” de pescado que quedan en los alrededores.

Empiezas a sentir el carácter de la isla, la disparidad. No necesito que las manecillas del reloj avancen mucho para empezar a notar la embriaguez de mi mente, que por momentos se extravía viajando a la India más auténtica.

Multitud de tiendas relucen exponiendo sus joyas y una amplia variedad de moda, principalmente hindú, a todo color. Se hace notar que es la población mayoritaria en la isla. Y ¡Me gusta!

La moda hindú me tiene hipnotizada desde niña. Recuerdo como dibujaba en un folio en blanco el vestido y todos los complementos, que sin entonces entender por qué, lucia Romi, en los dibujos “La vuelta al mundo en 80 días”. Me gustaba tanto, que conservaba el dibujo como un tesoro, con la finalidad de no olvidarme de él al ser mayor y poder vestirlo.

El tiempo pasa, la niña crece, se hace mayor y mantiene dormidos esos recuerdos de su infancia, esa ilusión, hasta que un día de la forma más casual se da cuenta de que lo que ese personaje luce es un sari indio, una de las prendas más características de la cultura hindú, una civilización a la que no dejo de acercarme. Lloro de emoción. Ese dibujo vuelve a mi presente, haciéndome sentir sumamente feliz.

Mauricio me ha regalado momentos increibles, como este primer contacto con la India. Gracias.

Cauden Waterfront
A muy pocos pasos del Mercado, encontraréis la zona comercial más importante de la isla. Tiendas, restaurantes, cines, museos…rodeados de su singular arquitectura. No nos detuvimos mucho en la capital pues tenemos por delante más lugares que visitar.

Templo Tamil de Kaylasson
El templo Tamil de Kaylasson se ubica en el barrio de Abercrombie, al norte de Port Louis y es el mayor templo tamil de Mauricio.

Fue construido en 1854  según las  normas  arquitectónicas de los edificios tamiles sagrados, los cuales están basados en la arquitectura piramidal Dravidiana, característica del sur de la India.

El enclave es único, rodeado de frondosa vegetación tropical. Entre las blancas nubes que dibujan un cielo diferente con cada parpadeo, por los continuos vientos del índico, destacan a todo color las esculturas que hacen referencia a la mitología hindú, en un lienzo único e irrepetible a cada segundo. Y aunque es difícil dejar de contemplar esta estampa, merece la pena dirigir el paso desnudo, a su interior.

El mayor contraste que presenta este templo es su llamativa decorada zona exterior en comparación con su sobrio interior, donde aguardan con sus mejores galas las esculturas que representan a sus deidades, entre ofrendas de inciensos, flores, frutos.

Exotismo en estado puro, para los amantes de esta cultura.

En el recorrido por la isla, es frecuente contemplar llamativos templos hindúes, de diferentes tamaños. Nos contaba nuestro taxista, las diferencias arquitectónicas que existen entre un templo tamil de uno hindú. El último es más relajado, de menos color, mientras que el templo tamil, como ya hemos podido comprobar, se caracteriza por los alegres tonos y relieves de sus fachadas.

Templo hindú Maheswarnath Mandir
Entre los numerosos templos existentes, elegimos visitar el mayor y más antiguo templo hindú de la isla, Maheswarnath Mandir, situado en Triolet, construido en 1891 en honor de los dioses Shiva, Krishna, Vishnu, Muruga, Brahma y Ganesha.

A su entrada, y como en todos los templos, dejamos el calzado para acceder a la zona de culto, pues así lo marcan sus tradiciones.

El templo, a pesar de que podría estar mejor conservado, es muy bonito. Los colores aunque menos potentes que en los templos tamiles, también son protagonistas en las fachadas decoradas con todo lujo de detalle.

La visita al igual que en el anterior es gratuita, aunque puedes dar una propina, voluntaria, que muy posiblemente te pedirán para la conservación del templo. Y si no lo has hecho a la llegada, no te vayas sin prestarle atención al árbol centenario que aguarda en el exterior del recinto.

Jardín Botánico
Merece la pena cruzar bajo la estructura de la imponente y elegante verja blanca de hierro forjado que custodia uno de los jardínes botánicos más antiguos del hemisferio sur, para detenerse a contemplar y olfatear sus especias, plantas medicinales, nenúfares gigantes, árboles y flores procedentes de todo el mundo que se entremezclan con infinitas especies locales.


Su origen está ligado a la historia y singularidad de Mauricio. Tiene sus orígenes en 1736, durante época colonial francesa, cuando se comenzaron a importar especias vegetales procedentes de todo el mundo, muchas de las cuales continúan a día de hoy en el jardín.

Es conveniente visitarlo con guía, pues de lo contrario muchos detalles     pasarán desapercibidos, como detenerte a coger ramas caídas que al partirlas huelen a las especias más características de la isla, contemplar los detalles de la savia roja de los “árboles que sangran”, caminar por los infinitos senderos de palmeras, tan frondosos que ocultan el cielo, y tener la sensación de viajar a la África más profunda, a la India más pura y a otros tantos paises exóticos, a través de sus características especies.

Interculturalidad botánica, en consonancia con el espíritu de la isla, donde encontraréis además, increíbles especies animales como las tortugas gigantes, únicas y características del sur de África, ciervos, papagayos, zorros voladores…

Aunque si os apetece ver a estos animales más detenidamente es conveniente hacer una visita a “La Vanile”, donde los podréis contemplar sin las rejas del cercado que aquí los retienen, pudiendo así acercaros más a ellos.

Restaurante La Table du Château
El día es intenso y el hambre empieza a cobrar protagonismo. Vamos a  saciar nuestro apetito en la “La Table du Château” un restaurante de variada oferta culinaria (mauriciana o internacional), rodeado de jardines y caña de azúcar, con unas vistas fabulosas a una típica construcción de época colonial, que si se desea se puede visitar, comprando una entrada adicional.

Optamos por una cerveza phoenix, muy consumida en la isla y los platos más típicos de la cocina mauriciana. Comenzamos un apasionante paseo gastronómico amenizado con una agradable charla con nuestra guía Pilar, a la que escuchamos con tanta atención que no tenemos imágenes de los platos. Y es que los mejores momentos siempre suceden sin una cámara.

No hay tiempo para el degustar el típico ron mauriciano. Así que lo dejamos para otra ocasión, como por ejemplo para la ruta en catamarán a la Isla de los Ciervos, en la que a falta de ofrecimiento para degustarlo no te vas a quedar.

Grand Baie
Grand Baie es el núcleo de la vida turística, donde hay multitud de comercios, locales de copas y restaurantes.


La bahía está repleta de barcos, hoteles, turistas y locales que conviven en armonía entre el bullicio de sus calles. Es el puerto de numerosas actividades acuáticas y excursiones a las islas del norte. Tanto, que hay casi más barcos que agua. No es el lugar que más nos emocionó.

Esta iba a ser inicialmente nuestro zona elegida para alojarnos, pues pensábamos que sería buena ópcion por estar más resguardada de los vientos y gozar del mejor clima de la isla en el invierno mauriciano. Cambiamos de opinión a última hora y realmente acertamos con la elección.

La Capilla del Tejado Rojo, Cap Malheureux
Cap Malheureux es el punto más septentrional de Mauricio. Tiene una panorámica fantástica a las islas del norte. Alguna de ellas fuera de la barrera de coral que protege la isla.

Aquí es donde el Comandante John Abercromby desembarcó sus tropas cuando los británicos atacaron la isla por segunda vez en 1810. Pero Cap Malheureux le debe su fama a la pequeña capilla de “Notre Dame Auxiliatrice”, comúnmente conocida como la Capilla del Tejado Rojo.

Es el lugar perfecto para culminar nuestro día de ruta. La iglesia es preciosa, su pequeño tamaño es más que suficiente para deleitarte y dejarte sin palabras con cada uno de sus detalles, como la almeja gigante que a su entrada es utilizada para el agua bendita. Además tuvimos la suerte de ver a unos recién casados haciéndose un reportaje de fotos mientras la visitamos.

Su entorno complementa, sin restar protagonismo, al lugar. Aldeanos que juegan a la petanca en los aledaños, las barquitas de pescadores amarradas sobre el coralino mar, y un árbol gigante del que, además de numerosas lianas, caen dos columpios en los que te divertirás como un niño.

El lugar es pequeñito pero el encanto es colosal. Tanto como Mauricio, esta joya del Índico.

La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía.Gandhi

Isla Mauricio

Todavía existen lugares en los que percibes la sensación de que es la naturaleza, y no el hombre, la que ha modelado el planeta. Isla Mauricio, es uno de ellos.

De origen volcánico, esta privilegiada extensión de tierra se dilata sin exceder en dimensiones, para la comodidad del viajero, entre las cristalinas y coralinas aguas del Océano Índico. Vecina de Madagascar, forma junto a Reunión, Rodríguez, las Islas Agaleña y el banco de Cargados Carajos, las conocidas Islas Mascareñas. Y a pesar de que las islas se encuentran bastante separadas entre sí, se las considera un arquipiélago, debido a su geología e historia en común.

Lago dentro del crater rodeado de vegetación

Pero tal vez, pese a las similitudes, Mauricio tiene detalles especiales que la diferencia del resto de islas y por qué no decirlo, también del planeta, conviertiéndose en un lugar exclusivo para aquellos viajeros que sin buscarlo descubren algo más que una paradisiaca isla de clima tropical.

Ir más allá de lo imaginado, es tan fácil como dejarse llevar por la belleza de sus paisajes, por la sonrisa de sus gentes, pero también por el poder de la imaginación, pues es el lugar perfecto para fantasear cuando la invención puede confundirse con la realidad o cuando la realidad supera cualquier ilusión.

Ilusión óptica de cascadas subterráneas

Y es que esta isla africana bien podría ser el maravilloso mundo descrito por Julio Verne en su célebre novela “La Isla Misteriosa”. Elementos no le faltan: ilusorias cascadas marítimas cuyas corrientes parecen engullir el mar a lo más profundo del maravilloso océano; fantásticos animales como el dodo, aunque ya extinguidos, únicos e irrepetibles en ninguna otra parte del planeta; volcanes de los que en vez de lava fluye una cascada de agua de belleza inigualable; jardines botánicos donde sus árboles “sangran”; tierras de siete colores, y tierras de hasta veintitrés tonalidades. ¡Hasta estudios científicos han demostrado que bajo su superficie existe un continente perdido! El cual sería parte del súper continente Gondwana (lo que hoy es África, Sudamérica, la Antártida, India y Australia).

Origenes, descubrimiento e historia de Isla Mauricio.

No es posible comprender la esencia de la isla más multicultural del Océano Índico, sin hacer esta breve mirada al pasado. Podríamos datar el descubrimiento de la isla, aunque no su colonización, en el siglo XV, cuando llegaron a sus costas marineros árabes y malasios.

Resquicio de tierra virgen tal y como era la isla antes de la llegada del hombre

Por aquellos entonces, en la belleza tropical y salvaje de la isla, convivían en la más relajada intimidad, una riquísima diversidad de fauna, como los gansos de Mauricio, el loro cuervo, que tenía el rostro deformado por una especie de verruga, el rascón rojo, una especie de grulla y por supuesto el dodo, auténtico icono de la isla, gracias a que Lewis Carrol lo inmortalizó en su exitosa novela Alicia en el País de las Maravillas. -(Datos extraídos tras la aparición de un diario escrito en el S.XVII por el soldado holandés Johannes Pretorius)-

Dodo en Alicia en el País de las Maravillas

El texto de Pretorius describe a estos animales como muy dóciles, los cuales no huían ante la presencia de los humanos, lo que los convirtió en el alimento de los primeros colonos, los holandeses, llegando a su extinción.

Es en esta época, cuando se introduce el cultivo de la caña de azúcar, tan importante desde sus orígenes, hasta la actualidad. Pese a todo, la isla no fue una colonia próspera y fue abandonada.

Chateau de Labourdonnais. Edificio colonial rodeado de plantación de caña de azúcar.

No tardaron en llegar nuevos colonos, pues tan solo cinco años más tarde se asentó la Compañía Francesa de las Indias Orientales, utilizando la isla como centro de intercambios comerciales. Es en esta época cuando es tomada, tristemente, como punto para la importación de esclavos.

Coincidiendo con las guerras napoleónicas, a comienzos del siglo XIX, la isla pasa a manos de la corona británica en 1810. La nueva soberanía permitió a los franco-mauricianos conservar su lengua, su religión y su sistema legal de corte napoleónico. Y por supuesto continuó con el cultivo de la caña de azúcar, principal fuente de ingresos en la isla.

Los esclavos se escondían en la montaña de Le Morne, al fondo.

En 1835 llegó por fin la abolición de la esclavitud. Los esclavos constituían el 70 por ciento de la población, por lo que al liberarse se desencadena una crisis laboral y económica, por falta de mano de obra. Para solucionarlo, los terratenientes deciden introducir en la isla trabajadores procedentes de China, pero sobre todo de India.

Sega, baile africano que celebra el fin de la esclavitud

Actualidad

En la actualidad, los descendientes de aquellos trabajadores que llegaron contratados a la isla, forman la mayor parte de la población mauriciana.

Lago Sagrado Hindú

No es hasta el 12 de Marzo de 1992 cuando por fin se proclama como República Democrática Independiente. Aunque la mayor parte de la población es hindú, conviven ciudadanos de diferentes descendencias. De India, África (principalmente de Madagascar), Francia, Inglaterra, China y otros lugares.

Templo Tamil

Por todo ello, no es difícil ni resulta extraño encontrar edificios con arquitecturas tan diferentes en colores y diseños como dispares sus simbolismos: pagodas chinas, templos hindúes y tamiles, mezquitas, iglesias católicas, y edificios coloniales.

Iglesia Católica

Si a estas alturas no has caído cautivado ante tanta variedad cromática de belleza multicultural, serán los colores del Índico los que te hechizarán. La bravura del oleaje, que azota con fuerza por los continuos vientos del océano, es adormecida cuando choca contra el arrecife de coral que rodea y protege toda la isla. De esta forma en la línea de costa queda una “laguna” serena, de tonalidades indescriptibles que se renuevan ante cada parpadeo y se intensifican poderosamente con los rayos del sol.

Isla de los Ciervos

O tal vez lo que te deje sin palabras sea su exuberante naturaleza de volcanes infinitos, abruptas montañas, tierras de múltiples colores, frondosa y variada vegetación y algunas especies de animales únicas (características del sur de África) como las tortugas gigantes.

Tortuga Gigante

Todo ello es isla Mauricio, la sencillez de un conglomerado de mundos paralelos, tan diferentes entre sí como complementarios, que le dan carácter a esta joya del índico.

Nuestra experiencia

Para desnudar la isla ante nuestros ojos, realizamos tres rutas que, al menos las dos primeras, consideramos básicas y que desarrollaremos próximamente.

También hablaremos sobre datos de interés de la isla, otras excursiones interesantes, restaurantes, moda, el hotel y sobre las mejores zonas en las que hospedarse en función de la época del año en la que se visite la isla.

¡No dejes nada al azar!

Dios creó primero Mauricio y después el cielo.Mark Twain

Moda Africana

África, la gran desconocida, a veces la gran olvidada, tiene mucho que enseñarnos sobre moda. Para entender su importancia os voy a contar sus curiosos orígenes, la influencia actual en la moda occidental y por último mis adquisiciones africanas.

Descubrimos sus orígenes
Si retrocedemos en el tiempo, no es difícil quedar ensimismados al escuchar con entusiasmo la historia que a borbotones de color fluye de cada una de sus telas.

Tejidos que transmiten la alegría de su gente a través de un estallido de color atrevido, vibrante y salvaje. Expresión de arte utilizando diferentes técnicas textiles: kente, adinkra, korhogo, bogolan y batik. Cada una de ellas, símbolo identitario de la región de procedencia.

Uno de los tejidos más conocidos (Batik) tiene su origen en Indonesia. Cuando en el S. XIX los Holandeses llegaron a África Occidental, capturaron un gran número de esclavos para las tropas que luchaban en Indonesia.

Tejido batik | Indonesia

Allí, los soldados quedaron fascinados con los tejidos artesanales, que se hacían mediante una técnica de teñido por reserva (Batik) que emplea cera sobre las regiones que no se quieren teñir, pudiendo repetir el proceso tantas veces como se desee, obteniendo telas de intensos colores a ambos lados del patrón, en una coloración impecable, a la altura de las mejores obras de arte.

Técnica batik | Indonesia

Tanto les gustó, que a su regreso llevaron esta técnica al continente africano, mayoritariamente a Ghana, Sudáfrica y República del Congo.
Los europeos, al ver la acogida de esta técnica y la fascinación que causaba entre la población, desarrollaron un método de impresión a máquina para aplicar de forma rápida la resina a ambos lados de la tela. Enmudeciendo cualquier iniciativa de fabricación propia de los ciudadanos africanos.

Hasta 1960, Holanda e Inglaterra tenían el monopolio en producción y venta, pero llegó el día en el que los habitantes de dichas poblaciones empezaron a hacer sus propias telas.
Al principio solo era utilizado como pareo pero más tarde se integró en toda la moda africana como sello de su identidad cultural.

Lo más destacable es la significatividad que dan a cada prenda, pudiendo leer a golpe de vista los mensajes que entre líneas esconden sus estampados: proverbios africanos, historias de la vida diaria, mensajes sugerentes, símbolo de estatus social…

Actualidad de la moda africana
Actualmente, África vuelve a tener voz propia. Se hace ver, oír y sentir con fuerza en el resto de continentes. Podríamos decir que África marca tendencia.

Me parece significativo mencionar, por la gran labor que implica, el proyecto entre la cooperativa de mujeres Owna de Kenia e Idia’Dega, una marca dirigida por Tereneh Mosley.
En esta interesante colaboración, mujeres Masai trabajan aportando sus ideas y participan en el diseño y elaboración de prendas y complementos, llegando a ser presentados en las Fashion Week de París y de Nueva York. Lo mejor del proyecto, es que los beneficios de las ventas son repartidos al 50% ayudando significativamente al pueblo Masai. Bien merece la pena visitar la web y ver fotos de esta bonita iniciativa.

©idiadega.com

La magia de África ha conquistado, ha sido y está siendo, fuente de inspiración de muchas firmas nacionales e internacionales que la incluyen en sus colecciones. Nombres tan importantes como Juanjo Oliva, Louis Vuitton, Thakoon, John Galliano, Dior, Jean Paul Gaultier, Burberry, Yves Saint Laurent, Bimba y Lola…son solo algunos ejemplos de ello.

En esta línea, próximamente se celebrará la VI edición de AFRICA FASHION WEEK BARCELONA 2018, que tendrá lugar la segunda quincena del mes de noviembre en Barcelona. Un lugar de encuentro para los amantes de las tendencias, del arte textil y sobre todo, del continente africano.

Una moda  que llega para quedarse y a la que yo ya le he hecho un hueco en mi armario.

África en mi vestidor
Con motivo de mi próximo viaje a África, concretamente a isla Mauricio, la curiosidad por la moda procedente de este continente se ha avivado. Así que me he puesto manos a la obra para llenar mi maleta de prendas que hagan un guiño al continente negro, sin perder al mismo tiempo mi propia identidad, pues no se trata de sentirme disfrazada.

¡No ha sido difícil, pues realmente África está de actualidad!

Mi prenda favorita, por su significado, es una falda confeccionada en casa por mi suegra (qué haría yo sin sin ella. Gracias Conchita), confeccionada con una tela muy especial: un paño de algodón comprado en Sudráfica, regalo de una amiga a la que le hice este encargo tan especial. ¡Gracias Sara! Desconozco la técnica, pero me atrevo a presuponer que es batik, por la zona de la que proviene y por encontrar restos de cera en la tela. Si es así estoy de suerte.

También me gusta mucho este look formado por un short de ante con flecos delanteros que simulan las faldas de las tribus y camiseta con un motivo africano. Me encantan los detalles de abalorios que dan relieve y aportan realidad a la prenda.

Y para la noche o momentos más especiales, he elegido tres prendas de una colección completamente inspirada en África: Safari Trip, de Highly Preppy.

©hpreppy.com
©hpreppy.com
©hpreppy.com

Y tú, ¿te unes a la tribu?

La cosa más oscura sobre África ha sido siempre nuestra ignorancia sobre ella.George Kimble

Crucero por el Río Nilo

El Nilo, quizá el cauce más importante en lo referido al nacimiento de las civilizaciones, con una longitud de 6853 km es el mayor río de África, y el segundo más grande del mundo, tras el Amazonas. Desde su nacimiento hasta su desembocadura recorre nueve países —Burundi, Ruanda, Tanzania, Uganda, Kenia, República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Sudán y Egipto— hasta llegar al mar Mediterráneo.

Embarcarte en un crucero por el Nilo a su paso por Egipto, es una forma muy atractiva de descubrir las principales ciudades faraónicas, puesto que a lo largo de la rivera del rio, es donde podemos encontrar la mayoría de los lugares de interés histórico y cultural.

Nuestro recorrido por el Nilo comenzó tras poner fin al crucero por el lago Nasser. Travesía que dejó el listón muy alto.

Para iniciar la nueva aventura tomamos rumbo desde Aswan a Luxor en autobús, para una vez allí seguir el cauce del rio  haciendo las siguientes paradas: Colosos de Memón, Templo de Hatshepsut, Luxor, Karnak, Edfu, Kom Ombo, Philae y la pequeña isla de Kalabsha.
Al llegar a Aswan, cogimos un vuelo rumbo a El Cairo.

Y aunque tengas en la mente la idea de vivir una experiencia sublime,  romántica y mágica, debes conocer la sensación real, la que no capta las imagenes publicitarias. Una percepción que aunque no deja de ser especial, ni resta protagonismo a la vivencia, tiene ciertos matices, que a mi parecer son importantes conocer:

Masificación de turistas en las visitas. Los principales puntos de interés cultural reciben un número de turistas muy elevado (tal vez actualmente ha decaído esta cuantía por la actual situación política).

Es recomendable hacer visitas guiadas, con los pros y contras que esto conlleva de horarios exigentes, paradas en los comercios a los que te lleva el guía y tiempo limitado para hacer fotografías.

La atmósfera está muy contaminada. El gran número de barcos que recorren el Nilo, junto a la contaminación de las principales ciudades hace que el ambiente en cubierta sea un poco turbio. Nada que ver con el crucero por el lago Nasser.

Egipcio nadando en el Nilo

Una vez hecha esta introducción, vamos a conocer los lugares que visitamos a nuestro paso por el Nilo, intentando descubrir los enigmas de los faraones.

Colosos de Memón

Los colosos no parecen tan colosales; al contrario, se mantienen acordes con todo lo que los rodea, como si fueran del tamaño natural de los hombres, y nosotros fueramos los enanos, no ellos los gigantes.Florence Nightingale

La leyenda y el misterio envuelve desde hace siglos a este solitario monumento, creado durante el reinado de Amenhotep III. Etapa caracterizada por un gran esplendor.

Un terremoto provocó grietas y fracturas que sumados a los efectos del viento y a la dilatación por los cambios de temperaturas, provocaba que durante el alba se escucharan sonidos provinientes del gigante. Como si la gran mole pétrea tuviera el poder de hablar, quizás de llorar, recordando su plenitud pasada.

El fenómeno de estos sonidos fue lo que hizo que estos monumentos recibieran el nombre de Colosos de Memnón, curiosamente no relacionado con el antiguo Egipto, sino con un héroe de mitología griega, Memnón, rey de Etiopía, el cual llevó sus tropas hasta Troya para defender la ciudad. El monarca calló ante Aquiles y su madre, Eos, Diosa de la aurora, envió a los vientos a recoger el cadaver de su hijo. Dicen que sus lágrimas pueden verse cada mañana a los pies de su hijo bajo forma de gotas de rocio.

Gritos de lamento y lágrimas de tristeza han marcado la historia de estas grandes figuras, pacientes vigilantes del alba, cuando miles años después de ser levantados en honor al faraón Amenhotep III terminaron identificándose con la imagen mitológica de Memmón.

Templo de Hatshepsut 

A lo lejos ya se divisa la magnitud y belleza del templo más importante construido en Deir el Bahari y único en todo Egipto.

Este templo fue construido por la reina Hatshepsut en forma de terrazas, de grandes dimensiones y a diferentes niveles. Mitad excavado en la roca y mitad al exterior.

Pero que la suntuosidad del momento no eclipse tus sentidos, pues la picaresca en Egipto está siempre al acecho, apareciendo de la forma mas inesperada. Recorrer la distancia que te separa de la entrada al templo puedes hacerlo en unos carritos a los que suelen subir niños para vender artesanías. Pues bien, es posible que cuando pagues  por tu compra, los chiquillos bajen corriendo del transporte con el dinero, pero también quitándote la compra de las manos.


Pasarás de las ansias  por querer descubrir el templo, a la sorpresa por tal “dulce engaño” y de nuevo a la emoción al adentrarte en el macizo esculpido. Y es que Egipto es una montaña rusa de emociones.


Como en todos los templos Egipcios, sus gravados hablan y nos cuentan historias. Destaca la decoración en relieves que representan barcazas construidas para transportar los obeliscos desde Asuán al gran templo de Amón en Karnak y escenas de caza y pesca. También aparecen escenas del nacimiento, educación y coronación de la reina y una expedición comercial por mar hasta el país de Punt junto con la procesión de vuelta al templo de Amón.

Valle de los Reyes

Ésta necrópolis de faraones del Nuevo Imperio adopta forma de laberínticas montañas peinadas por caminos y túneles que te adentran al entresijo de cavidades excavadas en piedra donde aguardan los sarcófagos egipcios, rebosantes de riquezas antes de su saqueo o traslado a museos.

La entrada nos incluía el acceso a tres tumbas a elegir, a excepción de la de Tutankhamon, la cual requiere una entrada especial y la de Seti I, que actualmente no puede ser visitada. No obstante, la tumba de Tutankhamon, a pesar de ser uno de los faraones más populares, no es de las más espectaculares, ya que además de ser muy pequeña, está vacía, pues los objetos encontrados están expuestos en el museo del Cairo.

A pesar de la masificación de turismo en el lugar, nuestro guía iba gestionando los tiempos de tal forma que aprovechaba los momentos claves de “vacío turístico” para visitar la zona, evitando la marea humana, adelantándose o atrasándose en el tiempo a la multitud. Todo un acierto.

Una de las excavaciones más imponentes es la Thutmes III. Solo contemplar el plano te deja maravillado por la complejidad de la obra, teniendo en cuenta la dificultad de trasladar el boceto al interior de la roca.

Ascender entre los dos muros pétreos que han protegido durante siglos el descanso sagrado de los faraones, a un paso de adentrarte en su misterio, es una sensación que deja huella.

En el interior, un estrecho túnel te van conduciendo a las cámaras funerarias donde aguardan impasibles al paso del tiempo los milenarios sarcófagos.

¡Visita obligada! Siempre y cuando no te agobien los espacios pequeños y cerrados.

Templos de Karnak y Luxor

Llegamos al lugar más visitado de Egipto, después de las pirámides de Giza del Cairo.

En el margen derecho del Nilo, se encuentra Karnak y Luxor, dos poblaciones casi anexas, que forman el complejo de templos egipcios más grande de Egipto. Lugar de culto a los dioses Amón Ra, Montu, Ptah, Khonsu, Montu y Mut .

La Avenida de las Esfinges unía los 2,5 km. entre el templo de Luxor y el de Karnak. Actualmente solo quedan 33 esfinges en la fila del lado sur y 19 en la del norte, algunas muy deterioradas.

La magnitud del templo, de las columnas, de los dioses tallados en roca, de los obeliscos, es tan grandioso como lo fue esta antigua civilización.

Como dato curioso, de los dos obeliscos que se alzaban al cielo, en el templo de Luxor, solo queda uno. El otro fue llevado a París, tras ser ofrecido al rey Carlos X de Francia. Actualmente podemos verlo, en la Plaza de la Concordia. Unos dicen que en 1830 Francia compró este obelisco al gobernador Mohammed Ali, y otros cuentan que fue regalado a cambio de un reloj  que nunca funcionó.

Templo de Edfu (Horus)

El templo de Edfú, dedicado al dios halcón Horus, es el templo mejor conservado de Egipto y el más importante después del de Karnak. Representa la típica construcción de los templos con el pilono, el patio, dos salas hipóstilas, una cámara de ofrendas, la sala central y el santuario.

En una de sus salas te sorprenderá encontrarar en perfecto estado de conservación la barca sagrada, barco fluvial utilizado como medio de transporte en los funerales y rituales religiosos.

Templo de Kom Ombo

El templo de Kom Ombo es de los más famosos por ser completamente simétrico, ya que cuenta con dos entradas y dos salas hipóstolas. Esto es debido a que rinde culto a dos Dioses, cuya historia no tiene desperdicio.

Cuentan que Sobek, Dios con forma de cocodrilo fue divinizado por ser éste un animal que abunda en la zona. Pero a los habitantes del lugar no les era de su agrado ser asociados a un dios que representa el mal, y por ese motivo, ofrecieron culto a otro Dios, Horus, como hermano del primero y socio en el culto del templo.

Actualmente el estado de destrucción en el que se encuentra este templo, da continuidad al mito y leyenda de su historia, pues cuentan que el hermano malvado con forma de cocodrilo, quería destruir y echar del templo al Dios Halcón. El pueblo al ver partir a Horus, también se fue, quedando la zona inhóspita. La furia de Sobek al ver desértico su pueblo hizo resucitar a los muertos, quienes en lugar de sembrar trigo, cultivaban arena y en lugar de construir, destruían el templo.

Una leyenda que sigue viva, al ser de los templos en peor estado de conservación.


Muy cerca puedes encontrar el museo del cocodrilo donde estos animales “viven” eternamente momificados.

Templo de Philae

En la visita a este templo, cansados de excursiones guiadas y después de hacer parada en una fábrica de papiros (muy interesante) y una joyería (de precios muy elevados), emanó nuestro espíritu aventurero y decidimos ir por nuestra cuenta contratando un taxi. Me impactó el tono serio y contundente en el que nuestro guía se dirigió al taxista mientras anotaba la matricula del vehículo. Entiendo que por motivos de seguridad.

Tras una conducción caótica, sin respeto a ninguna norma de tráfico conocida por nosotros, pero compartida por todos los conductores egipcios, llegamos al embarcadero. Tras un breve y agradable paseo llegamos a uno de los templos más bonitos de Egipto.

Su entorno lo hacen único. El azul del cielo y del rio se funde en uno.  Los tonos verdes, rojos y rosas de las plantas aportan vida al pétreo color de su construcción.

Las ventanas de piedra adornadas con inscripciones milenarias se convierten el lugar ideal para pararte unos minutos a contemplar unas vistas únicas en el mundo.

Templo de Kalabsha

Alzándose en un lugar privilegiado, en La pequeña isla de Nueva Kalabsha, al sur de la gran presa de Aswan, es probablemente uno de los exponentes principales de la arquitectura en Nubia, construido con ladrillos de arena, durante el período de Cesar Augusto. Consagrado a Isis, Osiris y Horus-Mandulis.

Aunque este emplazamiento no es el originario pues, como otros templos, fue reubicado para protegerlo de la crecida del cauce del lago Nasser, originado por la construcción de la presa de Aswan.

Al sur del templo principal de Kalabsha se encuentra el Kiosco romano de Qertassi. Considerado el lugar simbólico de nacimiento de los dioses. Destacan las dos bellas columnas de Hathor ubicadas a la entrada.

Tal vez, sorprendentemente, sea el gran templo menos visitado de Egipto, por su ubicación, pero de gran belleza e interés en la historia de Egipto. Un lugar en el que merece la pena perderte.

Otras Actividades 

Como podrás imaginar, para poder visitar tantos lugares, el ritmo es frenético y los horarios muy exigentes. A veces las explicaciones del guía, o no las escuchas, o se solapan en tu mente, confundiendo Dioses, templos y leyendas. Así que, en alguna ocasión es necesario bajar el ritmo.

Una visita apasionante, que hicimos a nuestro ritmo, fue recorrer las calles de un mercado Egipcio, caracterizado por el aroma de sus especias, los multicolores de túnicas, alfombras y papiros, entre artesanías y objetos típicos. Atractivo lugar, pero no relajante, pues la insistencia de sus vendedores resulta extasiante.

Pero sin duda, uno de los momentos más divertidos fue la fiesta que nos sorprendió en nuestro barco. Y digo, que nos sorprendió porque el guía no te avisa de este evento, pues al mismo tiempo te ofrece un paseo por las calles de la ciudad en un tradicional carruaje (la fiesta es gratuita, y con la otra actividad llevan más beneficio).

Recuerdo caer en una risa tan profunda que cubrió de lágrimas mi rostro, de una forma inevitablemente contagiosa que se extendía entre todos los allí presentes.

Música de tambores, bailes, y actuaciones que nos hacían participar y compartir carcajadas a todos los que decidimos quedarnos esta noche a “descansar”. Sin duda fue la mejor terapia para relajarnos de este agotador viaje.

Travel is more than seeing the world. Its seeing the world in a new way.Mark Amend

Cap Rocat

Cosas imposibles pido
pues volver el tiempo a ser
después que una vez ha sido,
no hay en la tierra poder
que a tanto se haya extendido.
Corre el tiempo, vuela y va
ligero, y no volverá,
y erraría el que pidiese, o que el tiempo ya se fuese,
o viniese el tiempo ya…Miguel de Cervantes | El Quijote

Sabia melodía de fonemas del S. XVII para crear un baile de palabras, de versos, que a pesar del polvo que pueden acumular desde su creación permanecerán siempre de reluciente realidad y que utilizamos para ensalzar este baile al pasado que nos regala el Hotel Cap Rocat, gracias a la recuperación y rehabilitación de una antigua fortaleza, ubicada en Palma de Mallorca, datada de finales del S.XIX e inicios del S. XX (En 1920 finalizó su obra, cumpliendo funciones de campamento de reclutas en 1954).

Imagen premios.hispanianostra.org

El responsable de esta hazaña, el arquitecto  Antonio Obrador ha rescatado del enorme deterioro, del vandalismo y del olvido esta singular fortificación, situada en el Cabo de Enderrocat, Cala Blava, dándole vida como hotel de lujo. Un reducto que no se parece a ningún otro, tanto por su historia como por su arquitectura.

Imagen caprocat.com

Su filosofía: “la convivencia de lo moderno y contemporáneo, lo clásico y antiguo” y su buen hacer, le ha llevado a recibir el premio de la Unión Europea de Patrimonio Cultural “Europa Nostra” en un acto presidido en Burgos por la Reina Sofia en Enero del presente año (2018). Estos premios son los más prestigiosos en el campo del Patrimonio.

Que la melodía de esta danza en el tiempo acaricie tus sentidos, descubriendo las distintas posibilidades que ofrece:

El Hotel

No hay mejores palabras que definan el estilo del alojamiento que las que concedió el propio arquitecto: “La arquitectura es tan potente que todo lo que excede sobra… En todas las estancias se respira la arquitectura del lugar, la paz, la luz tamizada. Porque cada una de ellas es una sorpresa…”.

“Se han querido incorporar elementos mallorquines como camas y telas (flamules) de un reconocido valor histórico y decorativo, pero sin abusar, porque creo en la sutileza y no en el abuso de las materias”Antonio Obrador

Imagen caprocat.com

Estancias de lujo con terrazas privadas sustituyen a los antiguos puestos de vigilancia secretos de la fortaleza, manteniendo las paredes de roca de antaño que arropan, protegen y dan calidez.

Imagen caprocat.com

El agua, protagonista. Los intensos colores del Mediterráneo como telón de fondo embellecen la imagen, el suave sonido de las olas te conducirá a la relajación máxima y el exclusivo baño en las piscinas privadas enfriarán el “estado febril” en el que pudiera caer tu cuerpo ante tanta perfección.

Imagen caprocat.com

El precio, puede rondar desde los 600 hasta los 1300 euros aproximadamente, por noche. Pudiendo ser la tarifa superior o inferior en función de la fecha y dependencia elegida. Si se te va de las manos el presupuesto, pero sientes curiosidad por conocer este lugar, puedes vivir una experiencia gastronómica especialmente romántica.

Restaurante

El Restaurante La Fortaleza goza de unas vistas privilegiadas a la Bahía de Palma. Desde su terraza es interesante el juego cromático del horizonte cuando el atardecer cae sobre la Bahía. Los cálidos colores del atardecer cuando llegan a su ocaso son avivados por el alumbrado de la ciudad que queda a lo lejos, espaciada por el ya oscuro Mediterráneo.

Bahía de Palma iluminada al fondo

En el restaurante, la noche se ilumina con la elegancia, el misticismo y el romanticismo que solo el fuego es capaz de aportar. Antorchas que te transportan a tiempos pasados en un presente difícil de olvidar.

Iluminación antorchas

El momento de la cena no deja de ser menos especial. El chef Victor García, con el reconocimiento de varios premios en su haber, pone a tu alcance la elección de dos menús degustación: “Un paseo por Mallorca” y “El producto”. Sabores que conquistan al paladar más exigente en el transcurso de una deliciosa y cuidada presentación.

Restaurante La Fortaleza

Un lugar en el que “…erraría si pidiese que el tiempo ya se fuese”.