Una maleta bajo cero

Preparar el equipaje para viajar a un país con un clima diferente al tuyo se puede comparar a tener un folio en blanco….¡cuántos tachones hacemos hasta que encontramos las palabras que realmente necesitamos!. Y no hablamos de escribir por escribir…eso es sencillo. Se trata de escribir un texto con coherencia y sentido.

Y ¿por qué hago esta comparativa?

No me he vuelto ni loca ni poeta, pero más o menos es la sensación que me produce hacer la maleta intentando que sea práctica. Algo fácil de explicar pero no tanto de conseguir.

Pero hay que diferenciar entre lo que es coherente e imprescindible para una mujer, de lo que es realmente funcional y a lo que debemos tristemente ajustarnos.
Y aquí llega el primer problema si vivimos en un clima cálido y viajamos a un país con inviernos bajo cero. ¡No encontramos ropa que abrigue lo suficiente! O esa es mi sensación. Las prendas de abrigo que encuentro son para inviernos “templados”, casi todas son tejidos de poliamida, nylon y acrílicos.
Apenas encuentro variedad de prendas calentitas, como son aquellas de lana, cashmere…
Otra opción es ropa especializada en montaña….pero aquí dejamos un poco de lado la estética.

El destino elegido es Praga. Las temperaturas previstas están entre -5ºc y 2 ºc. Frío, ¿verdad?. Pues el frío no me va a impedir disfrutar de una de las ciudades mas bonitas de Europa.

Estos son mis imprescindibles para hacer una maleta con temperaturas bajo cero.

Un gorro y un cuello de color crudo para que me combine con todo. Ambos, con forro polar en el interior. Es importante la calidad del gorro, ya que gran parte del calor corporal lo perdemos por la cabeza…  la marca “Buff” tiene unos modelos muy chulos y  unos precios razonables.

Éste es el mío.

Gorro con forro polar aislante. Buff

Camisetas interiores térmicas.

De cualquier tienda de deportes. Aquí, también hay diferentes calidades. Déjate aconsejar.

Jerseys.

He buscado aquellas prendas que más composición tenían de lana o cashmere. Los colores elegidos: crudo, azul, negro y gris.  Pongo uno de mis favoritos, por lo calentito y coqueto. Debajo mi básica de cuello vuelto.

Jersey gris de lana.

Pantalones.

Sustituyo el vaquero por tejidos menos fríos. Debajo siempre pantalón térmico. El color: el negro, granate y azul marino. Combinables con cualquier jersey de los anteriores.

Los guantes.

Importante que sean de calidad. Son especiales de montaña, térmicos y aislantes pero muy ajustaditos.  Y  un secreto….sobre ellos puedo ponerme otros mas estéticos que encuentre por los mercadillos de la ciudad. Así tengo excusa para comprar.????

Calzado.

Para los pies, con lo friolera que soy, he dudado mucho. Buscando opciones he optado por unas botas UGG, ya que me las han recomendado como las más calentitas.

Botas UGG, con un recubrimiento exterior de piel resistente al agua. Interior de lana.

Me han gustado negras, porque al llevar pantalones oscuros estilizan y además combinan muy bien con todo.

Porque, ¿Sabías que, tener los pies calientes, junto la cabeza y las manos, es la clave para no perder nuestro calor corporal?

Además, siempre es recomendable un calzado de recambio. Y como no sabemos si encontraremos nevadas, llevo unas botas para la nieve. Algo menos estéticas, pero por si fuera necesario…

¿Los tacones….? ¡Hasta en el desierto!. Un botín de piel, con un calcetín de lana o térmico, si el frío y las calles adoquinadas no me lo impiden.

 Abrigo.
He elegido un abrigo de plumón, por ser un material bastante aislante.

También llevaré una chaqueta algo más sport de membrana impermeable. Ese material mágico que te aisla del exterior impidiendo  que traspase las gotas de lluvia, el viento y el frío.

He intentado elegir prendas con colores que combinen entre sí,  aprovechando así, el espacio al máximo.Esta vez, me he centrado sólo en lo imprescindible. ????

En todos nuestros viajes dedicamos una mañana/ tarde al “turismo de moda”?. Me gusta ver las tiendas locales y los comercios. Estoy segura que alguna tentación caerá.

Y si la ropa elegida no es adecuada para aquellas temperaturas…¿Dónde mejor destino, para comprar y poder preparar con mayor experiencia,  la próxima “maleta bajo cero”?

Gracias por leernos.

Nuestra Cena de Navidad

Post de tendencias en decoración para esta Navidad y de recetas navideñas hay muchos. Aquí podrás encontrar algo más cercano y real. Podrás “transportarte a nuestra cena de Navidad”. ¡Ponte cómodo, que empezamos!

Decoración de la casa
Con respecto a la decoración, en estas fechas, puedes ver millones de revistas y escaparates de ensueño, pero la opción más correcta siempre será la que vaya más acorde con tu estilo y tu personalidad. Eso será una apuesta segura y te hará sentir tan cómodo a ti como a los tuyos.
Nuestro árbol está cubierto por la nieve, lo que  invita a que la decoración que acompaña a la casa y a la mesa, aporte calidez.
Los adornos elegidos han sido de cristal, con algunos muñecotes que le aportan color. El toque de luz lo dan las luces. Blancas, sencillas y cálidas.

Detalle del adorno en el árbol de navidad

Para la decoración de la mesa he optado por un mantel en color crudo. Un tono neutro, que te permite poder jugar con la decoración. Destaca un largo camino de mesa en rafia con estampaciones de estrellas en purpurina. Para los elementos decorativos he escogido la madera, el cristal y las velas. Como color cobra protagonismo el rojo, pero de una forma muy sutil, como simples pinceladas que dan una “alegría contenida” a la mesa.

Detalle de la decoración de la mesa
Centro de mesa

Nos apetecía recibir a los invitados de un modo distinto al habitual.  Por ello hicimos un primer entorno, frente a la chimenea, con una música de fondo suave y relajante.

Aquí pudieron disfrutar de un cava con flor de hibiscus. La flor además de embellecer la copa, deja un sutil color rosado  y además es comestible. ¡Toda una golosina para empezar la noche con buen sabor de boca!

Cava con flor de hibiscus

El menú
Elegimos la opción de hacer entrantes variados para poder degustar muchos sabores y jugar con las presentaciones.
Una vez en la mesa,  cada comensal tenía preparado la minuta del menú, que preparamos en papel envejecido y sellado con lacre.

Lacrando el menú
Detalle de la minuta del menú
Minuta del menú

Y aquí comienza nuestro recorrido gastronómico…

Encurtidos
Aceitunas de diferentes sabores. Eran carnosas y muy sabrosas. Las de color mas rojizo tenían un punto picantón.

Aceitunas variadas

Gazpacho de cereza
El gazpacho de cereza, fue el rey de la noche. Todos querían repetir y junto al coctel de bienvenida fueron los protagonistas. La receta es del famoso Chef Vasco Martín Berasategui. Pero, por supuesto, salvando las distancias.

Gazpacho de cereza

Mejillones Thai
Hemos elegido este plato, tras quedar fascinados en una degustación en la taberna asiática “KOME” en Murcia. Ni que decir tiene que aunque en casa salió muy bueno, a nuestro estilo, saborearlo en la taberna es simplemente fascinante… Allí lo probamos por primera vez y quedamos alucinando con los sabores, así que buscamos recetas por Internet y tras varios intentos este fue el resultado. El sabor espectacular.
Al acabar el plato de mejillones intentaban con la concha del mejillón beber las pocas gotitas del caldo. No sabían que lo mejor estaba por llegar….

Mejillones thai al agua de coco

Chupito sopa thailandesa
Aunque visualmente no deslumbra, el sabor es especial. Servimos el caldo de la cocción del mejillón en el agua de coco. ¡Estaban encantados! Porque era lo que estaban pidiendo a gritos cuando repelaban con la concha esas gotitas.

Sopa de coco

Aceites con sales.
Servimos pan recién horneado, acompañado con aceite de oliva virgen extra de guindilla, romero y laurel. Un sabor especial. Servimos en este momento el pan para cambiar de tercio. Pasamos de sabores asiáticos a otros más exóticos y refrescantes.

Aceites
Sales

Ensalada navideña
Sin exceso en la cantidad, se trataba de aportar otro sabor diferente. Refrescante y ligera para seguir con la cena. Mezcla exótica de mango y aguacate, acompañado con langostino cocido, rúcula, surimi (coloquialmente, palitos de cangrejo) y el toque navideño de uvas pasas. Para el aliño utilizamos vinagre de módena, sal, pimienta y aceite aromatizado con langostino.

Ensalada

Cookies de algas
Como resultado de probar la mezcla de varios sabores en casa, surgió este aperitivo. Está hecho con una base de galletas ecológicas de algas, ajo negro, queso azul y anchoa del cantábrico en aceite de oliva virgen extra.

Cookies de algas, ajo negro, queso azul y anchoa

Tabla de quesos 
Otro plato inspirado en nuestras experiencias en los restaurantes, en este caso, de nuestra ciudad. El queso idiazábal, del restaurante “Gurea”, nos gustó tanto, que teníamos que servirlo en nuestra mesa. O al menos aproximarnos…. Y aunque en casa estaba bueno, el que nos sirvieron allí estaba espectacular. Además, decidimos añadir queso parmesano.

Tabla de quesos

Solomillo de pavo 
Como plato principal, un solomillo de pavo a la cerveza negra. Pusimos un plato al centro ya que los invitados preferían poca cantidad. Una receta deliciosa.

Solomillo de pavo a la cerveza negra

Postres
Y como broche final los postres, que no dejó indiferente a nadie.
En primer lugar una bandeja con variedad de frutas tropicales. Aportaban color y frescura. Fue un momento muy divertido descubriendo los nombres y probando nuevos sabores. Todos querían probar!!!. La  bandeja estaba formada for dátiles, cereza, pitahaya, piña baby, maracuyá, carambola, kumkuat, tamarillo y bananitos.

Cesta de fruta tropical

Después de refrescarnos, servimos tres mini postres. El primero era una pannacotta al Gin-tonic de Pedro Subijana. Con un contraste de sabor amargo-dulce-ácido.

El segundo un mini pastelillo relleno de crema pastelera. Una receta tradicional de una persona muy especial.

Postres navideños

Y para finalizar unas trufas servidas sobre bloque de sal Persa.
Este bloque, además de servir como excelente plato de presentación, tiene muchas posibilidades. Se pueden preparar platos a la parrilla como carnes, pescados, así como enfriar y servir tartar, carpaccio, sushi, salmón ahumado, quesos, postres… Este bloque libera poca sal a los alimentos y a su vez es rico en oligoelementos como calcio, potasio y magnesio. El punto de sal con el chocolate nos pareció atractivo como broche final a nuestra cena.

Trufas sobre bloque de sal persa

Y hasta aquí nuestra experiencia. Porque no hay nada como disfrutar tu hogar. Acabamos con esta frase…

“Un hombre viaja alrededor del mundo para buscar lo que necesita y vuelve a su hogar para encontrarlo”. George Moore