Templo Grand Bassin

Templo ubicado en el Lago Ganga Talao (comúnmente conocido como Grand Bassin) donde se honra al Dios Shiva. A su alrededor, junto por la costa donde se encuentra, se sitúan santuarios más pequeños y estatuas de colores dedicados a otras deidades hindúes populares: Ganesh, el dios elefante, puede ser fácilmente reconocido con su cabeza de elefante o Hanuman el Dios Mono en la orilla.

El lago se emplaza dentro de un cráter, a unos 550 metros sobre el nivel del mar y unos 18 metros de profundidad. Alberga una gran población de peces y anguilas, sin duda debido al sobrante de las ofrendas que reciben de los peregrinos hindúes. También, a que la pesca está estrictamente prohibida debido a la naturaleza sagrada del mismo.

El lago fue descubierto por Pandit Jhummon Giri Gossagne Nepal en 1897, un sacerdote hindú que vivía en Triolet, un pueblo al norte de la isla. Éste tuvo un sueño en el que vió al dios Shiva sobrevolar con su diosa Parvatti Isla Mauricio. Éste al quedar prendado de tal belleza, derramó unas gotas del Río Ganges creando un bello lago.

El sacerdote, al despertar, se puso a buscar el lago por toda la isla, hasta que finalmente llegó a Grand Bassin y reconoció lo visto en su sueño. La noticia del lago divino pronto se extendió y al año siguiente, fieles de toda la isla comenzaron a peregrinar descalzos. Desde entonces se ha convertido en uno de los lugares de peregrinación hindú más importantes fuera de la India.

Una de las peregrinaciones más espectaculares, es la que alberga la celebración del Festival Maha Shivaratri, entre finales de febrero o principios de marzo de cada año, donde se contempla la llegada de más de 400.000 devotos.

Durante todo el año, no es extraño ver a peregrinos o devotos realizar sus propias ceremonias privadas de oración con ofrendas de frutas, varitas de incienso y lámparas en las orillas del lago o en las estatuas.

El escultor indio Shri Matu Ram Verma, famoso por sus estatuas gigantes, recibió el encargo del gobierno de Mauricio de diseñar las estatuas del Dios Shiva y la Diosa Durga que se pueden contemplar a la entrada del recinto y que se divisan a kilómetros antes de llegar. Mangal Mahadev la estatua de Shiva que es una amada deidad hindú, alcanza los 33 metros de altura, siendo la tercera estatua más alta de Shiva en el mundo. Se terminó en 2007 y el “Sthapan” (el ritual) se realizó durante el festival Maha Shivratri de 2008.

Isla Mauricio

Todavía existen lugares en los que percibes la sensación de que es la naturaleza, y no el hombre, la que ha modelado el planeta. Isla Mauricio, es uno de ellos.

De origen volcánico, esta privilegiada extensión de tierra se dilata sin exceder en dimensiones, para la comodidad del viajero, entre las cristalinas y coralinas aguas del Océano Índico. Vecina de Madagascar, forma junto a Reunión, Rodríguez, las Islas Agaleña y el banco de Cargados Carajos, las conocidas Islas Mascareñas. Y a pesar de que las islas se encuentran bastante separadas entre sí, se las considera un arquipiélago, debido a su geología e historia en común.

Lago dentro del crater rodeado de vegetación

Pero tal vez, pese a las similitudes, Mauricio tiene detalles especiales que la diferencia del resto de islas y por qué no decirlo, también del planeta, conviertiéndose en un lugar exclusivo para aquellos viajeros que sin buscarlo descubren algo más que una paradisiaca isla de clima tropical.

Ir más allá de lo imaginado, es tan fácil como dejarse llevar por la belleza de sus paisajes, por la sonrisa de sus gentes, pero también por el poder de la imaginación, pues es el lugar perfecto para fantasear cuando la invención puede confundirse con la realidad o cuando la realidad supera cualquier ilusión.

Ilusión óptica de cascadas subterráneas

Y es que esta isla africana bien podría ser el maravilloso mundo descrito por Julio Verne en su célebre novela “La Isla Misteriosa”. Elementos no le faltan: ilusorias cascadas marítimas cuyas corrientes parecen engullir el mar a lo más profundo del maravilloso océano; fantásticos animales como el dodo, aunque ya extinguidos, únicos e irrepetibles en ninguna otra parte del planeta; volcanes de los que en vez de lava fluye una cascada de agua de belleza inigualable; jardines botánicos donde sus árboles “sangran”; tierras de siete colores, y tierras de hasta veintitrés tonalidades. ¡Hasta estudios científicos han demostrado que bajo su superficie existe un continente perdido! El cual sería parte del súper continente Gondwana (lo que hoy es África, Sudamérica, la Antártida, India y Australia).

Origenes, descubrimiento e historia de Isla Mauricio.

No es posible comprender la esencia de la isla más multicultural del Océano Índico, sin hacer esta breve mirada al pasado. Podríamos datar el descubrimiento de la isla, aunque no su colonización, en el siglo XV, cuando llegaron a sus costas marineros árabes y malasios.

Resquicio de tierra virgen tal y como era la isla antes de la llegada del hombre

Por aquellos entonces, en la belleza tropical y salvaje de la isla, convivían en la más relajada intimidad, una riquísima diversidad de fauna, como los gansos de Mauricio, el loro cuervo, que tenía el rostro deformado por una especie de verruga, el rascón rojo, una especie de grulla y por supuesto el dodo, auténtico icono de la isla, gracias a que Lewis Carrol lo inmortalizó en su exitosa novela Alicia en el País de las Maravillas. -(Datos extraídos tras la aparición de un diario escrito en el S.XVII por el soldado holandés Johannes Pretorius)-

Dodo en Alicia en el País de las Maravillas

El texto de Pretorius describe a estos animales como muy dóciles, los cuales no huían ante la presencia de los humanos, lo que los convirtió en el alimento de los primeros colonos, los holandeses, llegando a su extinción.

Es en esta época, cuando se introduce el cultivo de la caña de azúcar, tan importante desde sus orígenes, hasta la actualidad. Pese a todo, la isla no fue una colonia próspera y fue abandonada.

Chateau de Labourdonnais. Edificio colonial rodeado de plantación de caña de azúcar.

No tardaron en llegar nuevos colonos, pues tan solo cinco años más tarde se asentó la Compañía Francesa de las Indias Orientales, utilizando la isla como centro de intercambios comerciales. Es en esta época cuando es tomada, tristemente, como punto para la importación de esclavos.

Coincidiendo con las guerras napoleónicas, a comienzos del siglo XIX, la isla pasa a manos de la corona británica en 1810. La nueva soberanía permitió a los franco-mauricianos conservar su lengua, su religión y su sistema legal de corte napoleónico. Y por supuesto continuó con el cultivo de la caña de azúcar, principal fuente de ingresos en la isla.

Los esclavos se escondían en la montaña de Le Morne, al fondo.

En 1835 llegó por fin la abolición de la esclavitud. Los esclavos constituían el 70 por ciento de la población, por lo que al liberarse se desencadena una crisis laboral y económica, por falta de mano de obra. Para solucionarlo, los terratenientes deciden introducir en la isla trabajadores procedentes de China, pero sobre todo de India.

Sega, baile africano que celebra el fin de la esclavitud

Actualidad

En la actualidad, los descendientes de aquellos trabajadores que llegaron contratados a la isla, forman la mayor parte de la población mauriciana.

Lago Sagrado Hindú

No es hasta el 12 de Marzo de 1992 cuando por fin se proclama como República Democrática Independiente. Aunque la mayor parte de la población es hindú, conviven ciudadanos de diferentes descendencias. De India, África (principalmente de Madagascar), Francia, Inglaterra, China y otros lugares.

Templo Tamil

Por todo ello, no es difícil ni resulta extraño encontrar edificios con arquitecturas tan diferentes en colores y diseños como dispares sus simbolismos: pagodas chinas, templos hindúes y tamiles, mezquitas, iglesias católicas, y edificios coloniales.

Iglesia Católica

Si a estas alturas no has caído cautivado ante tanta variedad cromática de belleza multicultural, serán los colores del Índico los que te hechizarán. La bravura del oleaje, que azota con fuerza por los continuos vientos del océano, es adormecida cuando choca contra el arrecife de coral que rodea y protege toda la isla. De esta forma en la línea de costa queda una “laguna” serena, de tonalidades indescriptibles que se renuevan ante cada parpadeo y se intensifican poderosamente con los rayos del sol.

Isla de los Ciervos

O tal vez lo que te deje sin palabras sea su exuberante naturaleza de volcanes infinitos, abruptas montañas, tierras de múltiples colores, frondosa y variada vegetación y algunas especies de animales únicas (características del sur de África) como las tortugas gigantes.

Tortuga Gigante

Todo ello es isla Mauricio, la sencillez de un conglomerado de mundos paralelos, tan diferentes entre sí como complementarios, que le dan carácter a esta joya del índico.

Nuestra experiencia

Para desnudar la isla ante nuestros ojos, realizamos tres rutas que, al menos las dos primeras, consideramos básicas y que desarrollaremos próximamente.

También hablaremos sobre datos de interés de la isla, otras excursiones interesantes, restaurantes, moda, el hotel y sobre las mejores zonas en las que hospedarse en función de la época del año en la que se visite la isla.

¡No dejes nada al azar!

Dios creó primero Mauricio y después el cielo.Mark Twain