Noches Blancas

Las Noches Blancas celebradas cada verano en el parque natural de Calblanque, son ya una tradición en la Costa Murciana.

El restaurante “La Cala”, perteneciente al complejo “La Manga Club”, lleva de entre las rocas a pie de playa los sabores de su cocina Mediterránea en una puesta en escena exquisita.

Este evento, que tiene lugar exclusivamente una noche en el mes de julio y otra en agosto, se convierte en una agradable velada, en la cual sólo la ambientación del enclave ya  merece la pena.

La recóndita Cala del Barco, además de su belleza, tal vez posea uno de los mejores regalos que la naturaleza nos puede ofrecer para poder disfrutar de todo su atractivo, haciendo pausa en la vorágine del remolino impetuoso cotidiano: la falta de cobertura.

Pero a pesar de su solitaria ubicación, el acceso a la misma no es nada complicado, pues con las coordenadas en el GPS (Ver ubicación al final del post) se llega sin dificultad, teniendo la posibilidad de dejar el vehículo en un aparcamiento gratuito.

A partir de las 20:30 horas comienza el evento, aprovechando así los últimos rayos de sol antes de su puesta. Nada más llegar, el reloj se detiene, sin echarlo de menos en toda la noche. Y es que lo único que deseamos es ¡qué se pare el tiempo!, ¡qué se pare!

El sonido de la bravura del mar, nos devuelve la cordura que por unos momentos nos ha robado, pudiendo contemplar desde el borde del acantilado todos los detalles del escenario de lo que parece va a ser una noche mágica.

¡Y qué paradoja…! Por unos segundos aparece la prisa, esa sensación que habíamos dejado olvidada en el aparcamiento. Es la impaciencia, la premura por explorar cuanto antes cada detalle.

La bajada es espectacular. Una escalinata de roca nos facilita la bajada a la cala. Por el camino vemos entre la vegetación el Restaurante “La Cala” y a varios comensales disfrutando de su terraza.

Por fin, ponemos los pies sobre la arena. Entre antorchas, una larga alfombra celeste nos abre paso hacia una calurosa bienvenida. Comenzamos agradando al paladar con la primera copa de cava. Al alzar la vista contemplamos junto al mar un decorado, un  photocall, donde poder disfrutar de la fotografía en cualquier momento de la noche. No falta detalle.

Sin restar protagonismo al azul del mar, la tonalidad predominante, es el blanco, pues todos los asistentes vamos con este color en nuestro atuendo, como así lo marca el acertado dress code. Tonalidad que además de otros significados, simboliza pureza, paz, humildad, amor, elegancia, poder…Un color que más allá de significación aporta una luz especial a las noches de verano.

Las mesas aportan ese punto alegre y jocoso con sus coloridos manteles, en contrapunto al romanticismo de la cuidada decoración de luces y velas led. En cada mesa, ocho comensales disfrutarán a pocos metros del mar de un buffet sabroso y variado.


Al finalizar la cena, muchos asistentes se acercan al escenario para tomar unas copas y bailar.

Nosotros preferimos seguir disfrutando del momento, de la calma, de las vistas…mientras degustamos unos combinados con la compañía de grandes amigos en presencia del gran anfitrión de la velada, el mar, el cual rompe su fiereza a pocos metros de nuestros pies. Es excelente como entre la oscuridad, el alumbrado del evento facilita que podamos contemplarlo iluminado a la perfección, destacando los colores, sin duda protagonistas de la noche: el blanco y el azul. Una vez mas, todo un acierto centrado en los detalles.

Sin poder decir la hora de finalización, intuimos que no muy entrada la madrugada, la fiesta va llegando a su fin. Parece que no hemos conseguido pausar el tiempo, aunque sí no estar pendientes de él para disfrutar al máximo de esta noche blanca, de esta noche mágica.

La felicidad se respira al pie del mar.

Moda Africana

África, la gran desconocida, a veces la gran olvidada, tiene mucho que enseñarnos sobre moda. Para entender su importancia os voy a contar sus curiosos orígenes, la influencia actual en la moda occidental y por último mis adquisiciones africanas.

Descubrimos sus orígenes
Si retrocedemos en el tiempo, no es difícil quedar ensimismados al escuchar con entusiasmo la historia que a borbotones de color fluye de cada una de sus telas.

Tejidos que transmiten la alegría de su gente a través de un estallido de color atrevido, vibrante y salvaje. Expresión de arte utilizando diferentes técnicas textiles: kente, adinkra, korhogo, bogolan y batik. Cada una de ellas, símbolo identitario de la región de procedencia.

Uno de los tejidos más conocidos (Batik) tiene su origen en Indonesia. Cuando en el S. XIX los Holandeses llegaron a África Occidental, capturaron un gran número de esclavos para las tropas que luchaban en Indonesia.

Tejido batik | Indonesia

Allí, los soldados quedaron fascinados con los tejidos artesanales, que se hacían mediante una técnica de teñido por reserva (Batik) que emplea cera sobre las regiones que no se quieren teñir, pudiendo repetir el proceso tantas veces como se desee, obteniendo telas de intensos colores a ambos lados del patrón, en una coloración impecable, a la altura de las mejores obras de arte.

Técnica batik | Indonesia

Tanto les gustó, que a su regreso llevaron esta técnica al continente africano, mayoritariamente a Ghana, Sudáfrica y República del Congo.
Los europeos, al ver la acogida de esta técnica y la fascinación que causaba entre la población, desarrollaron un método de impresión a máquina para aplicar de forma rápida la resina a ambos lados de la tela. Enmudeciendo cualquier iniciativa de fabricación propia de los ciudadanos africanos.

Hasta 1960, Holanda e Inglaterra tenían el monopolio en producción y venta, pero llegó el día en el que los habitantes de dichas poblaciones empezaron a hacer sus propias telas.
Al principio solo era utilizado como pareo pero más tarde se integró en toda la moda africana como sello de su identidad cultural.

Lo más destacable es la significatividad que dan a cada prenda, pudiendo leer a golpe de vista los mensajes que entre líneas esconden sus estampados: proverbios africanos, historias de la vida diaria, mensajes sugerentes, símbolo de estatus social…

Actualidad de la moda africana
Actualmente, África vuelve a tener voz propia. Se hace ver, oír y sentir con fuerza en el resto de continentes. Podríamos decir que África marca tendencia.

Me parece significativo mencionar, por la gran labor que implica, el proyecto entre la cooperativa de mujeres Owna de Kenia e Idia’Dega, una marca dirigida por Tereneh Mosley.
En esta interesante colaboración, mujeres Masai trabajan aportando sus ideas y participan en el diseño y elaboración de prendas y complementos, llegando a ser presentados en las Fashion Week de París y de Nueva York. Lo mejor del proyecto, es que los beneficios de las ventas son repartidos al 50% ayudando significativamente al pueblo Masai. Bien merece la pena visitar la web y ver fotos de esta bonita iniciativa.

©idiadega.com

La magia de África ha conquistado, ha sido y está siendo, fuente de inspiración de muchas firmas nacionales e internacionales que la incluyen en sus colecciones. Nombres tan importantes como Juanjo Oliva, Louis Vuitton, Thakoon, John Galliano, Dior, Jean Paul Gaultier, Burberry, Yves Saint Laurent, Bimba y Lola…son solo algunos ejemplos de ello.

En esta línea, próximamente se celebrará la VI edición de AFRICA FASHION WEEK BARCELONA 2018, que tendrá lugar la segunda quincena del mes de noviembre en Barcelona. Un lugar de encuentro para los amantes de las tendencias, del arte textil y sobre todo, del continente africano.

Una moda  que llega para quedarse y a la que yo ya le he hecho un hueco en mi armario.

África en mi vestidor
Con motivo de mi próximo viaje a África, concretamente a isla Mauricio, la curiosidad por la moda procedente de este continente se ha avivado. Así que me he puesto manos a la obra para llenar mi maleta de prendas que hagan un guiño al continente negro, sin perder al mismo tiempo mi propia identidad, pues no se trata de sentirme disfrazada.

¡No ha sido difícil, pues realmente África está de actualidad!

Mi prenda favorita, por su significado, es una falda confeccionada en casa por mi suegra (qué haría yo sin sin ella. Gracias Conchita), confeccionada con una tela muy especial: un paño de algodón comprado en Sudráfica, regalo de una amiga a la que le hice este encargo tan especial. ¡Gracias Sara! Desconozco la técnica, pero me atrevo a presuponer que es batik, por la zona de la que proviene y por encontrar restos de cera en la tela. Si es así estoy de suerte.

También me gusta mucho este look formado por un short de ante con flecos delanteros que simulan las faldas de las tribus y camiseta con un motivo africano. Me encantan los detalles de abalorios que dan relieve y aportan realidad a la prenda.

Y para la noche o momentos más especiales, he elegido tres prendas de una colección completamente inspirada en África: Safari Trip, de Highly Preppy.

©hpreppy.com
©hpreppy.com
©hpreppy.com

Y tú, ¿te unes a la tribu?

La cosa más oscura sobre África ha sido siempre nuestra ignorancia sobre ella.George Kimble