Noches Blancas

Las Noches Blancas celebradas cada verano en el parque natural de Calblanque, son ya una tradición en la Costa Murciana.

El restaurante “La Cala”, perteneciente al complejo “La Manga Club”, lleva de entre las rocas a pie de playa los sabores de su cocina Mediterránea en una puesta en escena exquisita.

Este evento, que tiene lugar exclusivamente una noche en el mes de julio y otra en agosto, se convierte en una agradable velada, en la cual sólo la ambientación del enclave ya  merece la pena.

La recóndita Cala del Barco, además de su belleza, tal vez posea uno de los mejores regalos que la naturaleza nos puede ofrecer para poder disfrutar de todo su atractivo, haciendo pausa en la vorágine del remolino impetuoso cotidiano: la falta de cobertura.

Pero a pesar de su solitaria ubicación, el acceso a la misma no es nada complicado, pues con las coordenadas en el GPS (Ver ubicación al final del post) se llega sin dificultad, teniendo la posibilidad de dejar el vehículo en un aparcamiento gratuito.

A partir de las 20:30 horas comienza el evento, aprovechando así los últimos rayos de sol antes de su puesta. Nada más llegar, el reloj se detiene, sin echarlo de menos en toda la noche. Y es que lo único que deseamos es ¡qué se pare el tiempo!, ¡qué se pare!

El sonido de la bravura del mar, nos devuelve la cordura que por unos momentos nos ha robado, pudiendo contemplar desde el borde del acantilado todos los detalles del escenario de lo que parece va a ser una noche mágica.

¡Y qué paradoja…! Por unos segundos aparece la prisa, esa sensación que habíamos dejado olvidada en el aparcamiento. Es la impaciencia, la premura por explorar cuanto antes cada detalle.

La bajada es espectacular. Una escalinata de roca nos facilita la bajada a la cala. Por el camino vemos entre la vegetación el Restaurante “La Cala” y a varios comensales disfrutando de su terraza.

Por fin, ponemos los pies sobre la arena. Entre antorchas, una larga alfombra celeste nos abre paso hacia una calurosa bienvenida. Comenzamos agradando al paladar con la primera copa de cava. Al alzar la vista contemplamos junto al mar un decorado, un  photocall, donde poder disfrutar de la fotografía en cualquier momento de la noche. No falta detalle.

Sin restar protagonismo al azul del mar, la tonalidad predominante, es el blanco, pues todos los asistentes vamos con este color en nuestro atuendo, como así lo marca el acertado dress code. Tonalidad que además de otros significados, simboliza pureza, paz, humildad, amor, elegancia, poder…Un color que más allá de significación aporta una luz especial a las noches de verano.

Las mesas aportan ese punto alegre y jocoso con sus coloridos manteles, en contrapunto al romanticismo de la cuidada decoración de luces y velas led. En cada mesa, ocho comensales disfrutarán a pocos metros del mar de un buffet sabroso y variado.


Al finalizar la cena, muchos asistentes se acercan al escenario para tomar unas copas y bailar.

Nosotros preferimos seguir disfrutando del momento, de la calma, de las vistas…mientras degustamos unos combinados con la compañía de grandes amigos en presencia del gran anfitrión de la velada, el mar, el cual rompe su fiereza a pocos metros de nuestros pies. Es excelente como entre la oscuridad, el alumbrado del evento facilita que podamos contemplarlo iluminado a la perfección, destacando los colores, sin duda protagonistas de la noche: el blanco y el azul. Una vez mas, todo un acierto centrado en los detalles.

Sin poder decir la hora de finalización, intuimos que no muy entrada la madrugada, la fiesta va llegando a su fin. Parece que no hemos conseguido pausar el tiempo, aunque sí no estar pendientes de él para disfrutar al máximo de esta noche blanca, de esta noche mágica.

La felicidad se respira al pie del mar.

“El Bigotes”

Acabas de terminar de recorrer el pequeño sendero que bordea los salientes rocosos de Cala Mastella. La aventura no se ha hecho larga. Trayecto corto y ameno contemplando el maravilloso paisaje que nos brinda sus aguas transparentes rodeadas de frondoso pinar. Has llegado. Bienvenido a 1975.

Llegada a través del sendero

Y no es de extrañar, ya que el entorno nos hace trasladarnos unos 45 años tiempo atrás. Un tiempo en el que Juan Ferrer “El Bigotes” llegaba a bordo de su llaüt (el mismo que aún puedes ver en el pequeño puerto) con la captura de la mañana para elaborar su plato estrella: “El Bullit de Peix”. De la degustación se encargaban sus amigos, también pescadores, allí reunidos, que con mesa y vino de por medio, daban cuenta, entre risas y buenas historias de la mar, del enorme puchero humeante.

Puerto pesquero con el llaüt amarrado.

Con el tiempo, las pequeñas reuniones de amigos fueron en aumento, pues gracias a los elogios, que de boca en boca recorrían la isla, todo el mundo deseaba ir a probar tan exquisito plato. Y es así, como hasta el día de hoy, la gente se sienta en su mesita de madera mientras contemplan el pequeñito puerto pesquero, rodeado de llaüts amarrados a escasos metros de la orilla, a que el reloj marque las 14h. Hora en la que un intenso aroma, proveniente de la enorme olla, envuelve el pequeño local y nos indica que esta todo listo para servir.

Bullit de peix

Tal vez el secreto sea su cocina de leña a la antigua usanza, tal vez el módico precio que hay que pagar o tal vez a que apenas se vislumbra alteración alguna en su entorno, dándonos una perfecta visión de cómo sería la vida en ese pequeñito lugar tiempo atrás. Algo tendrá para que un día tras otro, este pequeño y rústico chiringuito tenga sus mesas siempre repletas de gente.

Preparando el bullit de peix

El contemplar su rostro sonriente y afable, junto a su esposa, compartiendo mesa y mantel con los allí presentes, día tras día, denota, en mi humilde opinión, que tal secreto radica en que más allá de priorizar si la comida está buena o menos buena, busca que seamos participes tanto del extraordinario entorno que nos brinda como del legado tan maravilloso de humildad que un día inició: cocinar y compartir con la gente su Bullit de peix.

El llaüt de “El Bigotes” está amarrado en puerto.

Son las 14h.

Un día más.

“El Bigotes” y su esposa

Ibiza

Ibiza, es uno de los destinos mas populares para visitar, sobre todo en los meses de verano. Época en la que encontrar un hueco en sus playas resulta, a veces, complicado.

Pero la mayor de las Pitiusas, es un destino que puedes visitar en cualquier momento del año. De hecho, en temporada media-baja disfrutarás de un entorno más exclusivo, menos masificado y a unos precios más asequibles.
Seguir leyendo