Ruta por el Sur de Isla Mauricio

Selema

Nos adentramos en el corazón de Mauricio. Un interior salvaje, dominado por la naturaleza, donde todavía se pueden encontrar resquicios de selva virgen, inexplorada, lagos sagrados que emanan en el cráter de un volcán, increibles saltos de agua, abruptas montañas, tierras de siete colores e ilusorias cataratas subterráneas que dibujan una estampa única en el mundo.

En cuanto al clima en esta zona de la isla, en agosto, suele ser bastante nublado con frecuentes lluvias. De hecho, esta ruta la íbamos a hacer el día anterior, pero conforme íbamos acercándonos al sur, el cielo se iba oscureciendo, por lo que decidimos en el último momento cambiar de dirección y hacer la ruta del norte, que siempre es más soleado.

La posibilidad de decidir en el momento son algunas de las muchas ventajas de contratar un guía privado. Otra buena opción para recorrer la isla es alquilar un coche, pero las sinuosas carreteras y la conducción tan peculiar de sus habitantes hizo que no nos atreviéramos a ello. Verás a los mauricianos conducir a velocidad de rayo, por la izquierda de la calzada como estableció la tradición inglesa, aunque tampoco es extraño adelantamientos por el centro de la carretera dejando a ambos lados vehículos más que acostumbrados a tal azaña, pues dicen que esta actitud es la “reveldía” de conducir a su manera, ni por la derecha (como lo hacían holandeses y franceses) ni por la izquierda.

Pero el tiempo no es impedimento para que durante el trayecto disfrutáramos del paisaje. Enormes extensiones de caña de azúcar, palmeras, plantaciones de té, árboles exóticos de mango, lichi, fruta de la pasión…entre los que se asoman curiosos monos acostumbrados al bullicio de viajeros.

Factoria de Diamantes
Nuestra primera parada fue en una de tantas factorías de diamantes. La isla es conocida por la posibilidad de adquirir esta gema, a buen precio pues están libre de impuestos. En Mauricio los pulen y dan diseño, aunque la materia prima proviene de África.

La tienda que visitamos tiene una gran exposición de joyas y tal vez sea mi falta de hábito en compras de esta tiología pero no me pareció encontrarme ante grandes descuentos. La pieza más sencilla rondaba los 400 euros.
A la entrada de la factoría había una pequeña exposición sobre artículos relacionados con el diamante.

Esta visita nos pareció prescindible a no ser de tener la intención de realizar alguna compra.

Maquetas de Barcos
A pocos pasos, llegamos a un pequeño taller donde reproducen al detalle los barcos más conocidos e importantes de la historia. Estas miniaturas, hechas a escala 1/75 a partir de los planos de barcos históricos, son auténticas obras de arte, reproduciendo minuciosamente cada detalle de los buques origínales.

Artesanos que a través de un incesante trabajo en cadena, no solo dan forma y acabado a las maquetas, sino que conforman un escenario único, donde el predominante olor a madera, la simpatía de los trabajadores, algunos de ellos discapacitados, y la organizada y minuciosa rutina te transmite una curiosidad avivada por ver los resultados de sus trabajos.

En su exposición, encontrarás los trabajos finalizados. Piezas de todos los tamaños y precios. Los que más nos gustaron, tal vez por su significado, fueron las carabelas de Cristóbal Colón y la Perla Negra de la película “Piratas del Caribe”.

Y si caéis en la tentación de comprar una maqueta, podemos corroborar que llegan en perfecto estado a casa, pues la envuelven en un maletín especial el cual pudimos subir a la cabina del avión. El precio, depende del tamaño, pudiendo encontrar piezas a partir de cien euros. En el aeropuerto os devuelven los impuestos de la compra.

Las artesanías de un país son tan importantes como su cultura pues acercarse a ellas es ahondar en sus costumbres. Así es como un trocito de la isla viajó hasta nuestras vitrinas para llenar la casa con la mejor decoración que existe: recuerdos de experiencias vividas. La Caravela Santa María de Cristóbal Colón nos evoca, cada vez que la contemplamos, a dos de nuestros viajes más exóticos por el momento, Isla Mauricio y México.

Volcán
Dejamos atrás el concepto de arenas blancas y playas turquesas, pues el corazón de la isla es más selvático. Naturaleza en estado puro, volcanes y montañas que entre la neblina dan relieve al paisaje.

Hicimos una parada rápida para contemplar el cráter del volcán de Trou Aux Cerfs, situado a 605 metros de altura en el término municipal de Curepipe, en la meseta central de la isla. El volcán, aunque permanece dormido, no está extinto y su característica principal es la frondosa vegetación que lo cubre y el lago de su interior. Vistas panorámicas donde respirar aire puro en unos miradores de infarto.

Tierra Salvaje
Llegamos a un mirador donde contemplamos un lugar que si bien puede parecer carecer de interés mas allá del que produce la belleza de la naturaleza, oculta algo más.

Hablamos de una gran extensión de terreno virgen, de los pocos que quedan sin dominar por el hombre. Un paraje que conserva las características de la isla tal cual era antes de la llegada de los primeros colonos. Una época, en la cual el dodo y otras especies únicas en el mundo eran los habitantes dominantes del terreno. Uno de sus reclamos es la Catarata de Tamarit, un salto de agua silvestre.

Si te permites cruzar los límites de la fantasía, perder la vista en el horizonte y dejar volar la imaginación hacia épocas pasadas puede ser un momento inolvidable.

Lago Grand Bassin
Y si existe un lugar donde no hay límites para la fantasía es el Lago Sagrado Grand Bassin. Aunque podrían ser innumerables los motivos, os puedo dar tres de ellos.

1. Contiente Perdido Bajo Mauricio.
Es un lugar que nos recuerda su origen volcánico. Volcanes que entre borbonetes de lava han puesto al descubierto, sobre la superficie de la isla circón, el mineral más antiguo conocido de la tierra. Lo que ha llevado a investigadores a concluir, que si en una isla de formación relativamente joven se encuentra este mineral es debido a que muy probablemente debajo de la isla hay fragmentos de continentes más antiguos. Concretamente se piensa en el continente perdido de Gondwana. ¡Apasionante!

2. Leyenda del Lago Sagrado
Cráter cubierto por un extenso lago sagrado para los hindúes, detrás del cual existe una leyenda sobre su formación. Cuentan que el Dios Shiva sobrevolando con su diosa Parvatti Isla Mauricio quedó prendado de tanta belleza y derramó unas gotas del Río Ganges, creando así un bello lago, el cual dicen que está conectado con el torrente indio.

A su alrededor, hay numerosos Dioses a los que se venera realizando ofrendas diarias de frutas, flores, inciensos…siempre con vistas al cráter sagrado. Este lugar se ha convertido en el punto de mayor peregrinación de fieles de la isla.


A su entrada, dos representaciones del Dios Shiva y la Diosa Durga se divisan a kilómetros antes de llegar. Mangal Mahadev la estatua de Shiva que es una amada deidad hindú, alcanza los 33 metros de altura, siendo la tercera estatua más alta de Shiva en el mundo.

3. La Quietud del Tumulto
Parece irreal en que un lugar tran transitado de turistas y fieles haya tanta quietud. Conforme vas descendiendo la escalinata que te lleva al borde del cráter vas sintiendo que te encuentras ante un lugar especial.

Cruzas miradas con mujeres hindúes vestidas con coloridos saris indios portando cestas de ofrendas, con hombres ataviados con sus mejores galas y con niños y niñas que en familia participan activamente en las ofrendas a sus deidades.

En el interior del templo un sacerdote puede hacerte en la frente el tilaka, un símbolo rojo característico para el devoto del hinduismo. También puedes vivir la experiencia de hacer un ritual de oración y ver como realizan cánticos y ofrendas a sus Dioses.

Un lugar para la fe, para la meditación, para la reflexión, para escucharte a tí mismo entre el silencio de turistas y fieles que comparten espacio en el más sincero respeto. Un lugar especial e ilusiorio, pues por un momento sientes que has viajado a la India más genuina y fervorosa.

Restaurante Le Chamarel
Después de esta apasionante experiencia, vamos a comer al Restaurante le Chamarel.

Mientras nos preparan mesa, esperamos en un mirador de madera con frontal de cristal que queda suspendido, dejando a nuestros pies una gran extensión de vegetación que se extiende hasta casi la línea del mar. Al fondo se divisa la icónica montaña de Le Morne, lugar en el cual los esclavos se refugiaban y donde paradójicamente cuando se abolió la esclavitud y fueron a liberarlos, perdieron la vida arrojándose al vacío, pensando que quien iba en su búsqueda eran captores.

Merece la pena contemplar el océano desde esta altitud. Las corrientes que provocan los continuos vientos hace que las tonalidades azules, turquesas y aguamarinas tan características del Índico, cambien continuamente intensificándose cuando las persistentes nubes que cubren el cielo dejan paso a momentos en los que reluce el sol. Colores del Índico.

Un enclave privilegiado donde contemplar una panorámica irrepetible mientras tienes la posibilidad de degustar una deliciosa cocina criolla y mauriciana.


¡Que bien sienta experimentar con nuevos sabores en una atmósfera tan especial!

Al salir del restaurante, a unos pocos metros, también hay un mirador donde se pueden contemplar estas vistas en una perspectiva parecida sin necesidad de entrar a comer. Merece la pena hacer parada.

Cataratas Subeterráneas
En el anterior mirador, mientras observábamos la montaña de Le Morne y el movimiento constante de la marea, nos dieron unas ganas locas de contemplar las cascadas subterráneas que se encuentran en esta geografía de la isla. El fenómenos es una ilusión óptica producida por las corrientes marinas. Las diferentes tonalidades del océano hacen el resto.

Para poder ver el efecto es necesario sobrevolar la zona. Esto solo es posible contratando una excursión en helicóptero que intentamos realizar, pero no nos fue posible.

Cascada de Chamarel
La naturaleza de Mauricio nos tiene enganchados, ¡queremos más! Así que vamos en busca de otro regalo de la naturaleza, la Cascada de Chamarel.


Un vertiginoso salto de agua de más de 100 metros de altura, que destaca entre el entorno verde y frondoso que lo rodea. Existe un camino privado, al que se puede acceder pagando para llegar hasta el fondo, pero el tiempo no nos lo permite. Anochece pronto y vamos ansiosos a encontrarnos ante la última maravilla del día, la tierra de los siete colores.

Tierra de los Siete Colores
Una de las típicas estampas de la isla es la imagen de la tierra de los siete colores. Cuando ves este lugar tantas veces en fotografía, puedes llegar a pensar que al verlo en vivo, no va a impactar, porque los colores pueden estar tan editados que pierdan veracidad.

Pero tengo que decir, que nada más lejos de la realidad. Tal vez fue por llegar al atardecer, momento en el que dicen que cobran más intensidad, o por caer una ligera llovizna, elemento que también favorece esta tonalidad. Sea por lo que fuere, no solo recuerdo impactados mis ojos cuando vieron esta dunas policromadas, sino también mi piel, que por un momento se erizó al comprobar con ilusión que la belleza de este lugar es real.


Los siete colores se producen como consecuencia de la combinación de cuatro fenómenos: la composición de basalto de su suelo, la mineralización de sus componentes ( el hierro aporta la tonalidad rojiza, el aluminio la violeta…), la lluvia y el sol.

Hay dos miradores, y en uno de ellos una tienda donde poder adquirir algunos interesantes souvenirs con estas tierras de colores.

Este recorrido tan fascinante e ilusorio por el sur de la isla, nos inspira a acabar el relato con este pequeño fragmento de la historia interminable.

– No moriré tan fácil, soy un Guerrero.
– Si eres Guerrero, pelea con la Nada.
– Lo haría, pero no pude cruzar los límites de Fantasía.
(Gmork rió estrepitosamente).
– No le veo la gracia.
– Fantasía no tiene límites…
– Eso no es cierto, mientes!!!
– Niño tonto, no sabes nada de la historia de Fantasía. Es el mundo de las Fantasías humanas. Cada parte, cada criatura, pertenecen al mundo de los sueños y esperanzas de la humanidad. Por consiguiente, no existen límites para Fantasía…
-¿Y por qué está muriendo entonces…?
-Porque los humanos están perdiendo sus esperanzas y olvidando a sus sueños. Así es como la Nada se vuelve más fuerte.

No dejes que sea la nada, la que venza tus sueños. Arriesga, vive, sueña, fantasea, imagina, viaja y cuando lo hayas hecho, repite.Selema

Te puede interesar

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Start typing and press Enter to search

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies